A clases bien alimentados

  • A clases bien alimentados
  • A clases bien alimentados
  • A clases bien alimentados
A clases bien alimentados A clases bien alimentados A clases bien alimentados

Durante los primeros meses del año, cuando no hay colegio ni tareas, los hábitos de millones de escolares suelen cambiar considerablemente. No hay horarios fijos, tampoco cursos, ni exámenes que aprobar. El tiempo es aprovechado en talleres de verano u otras actividades, lo que trae como consecuencia otro ritmo de vida.

Sin embargo, al regresar a clases vuelve también la rutina académica de siempre, y regresar a ella no siempre es fácil. Por eso es necesario tomar una serie de medidas, entre ellas cuidar la alimentación del estudiante.

Y es que con el retorno a las aulas no solo hay un nuevo horario de estudio, también se dan cambios de hábitos alimenticios. Los escolares comen a la hora de recreo, desayunan más temprano y pueden excederse en el consumo de dulces o comida chatarra.

¿Y qué origina todo esto? Principalmente, el menor no se satisface de los nutrientes que necesita para su desarrollo físico-mental y empieza a tener problemas en su rendimiento académico.

Hábitos alimenticios. Por todo esto, es conveniente comer a las horas debidas sin dejar de desayunar, almorzar o cenar. Estas tres comidas son básicas para un joven, sobre todo con el desgaste que realiza diariamente en el colegio. Según la directora de la carrera de Nutrición y Dietética de la UPC, Talia Schvartzman, estas comidas deben consistir en tres grupos de alimentos: por ejemplo, un desayuno puede incluir una fruta (jugo), un cereal (avena) y un lácteo.

En ese sentido, almorzar o cenar únicamente una ensalada que solo contenga verduras, por más grande que ésta sea, no es suficiente.

La especialista recomienda consumir alimentos de todos los grupos (cereales, granos y tubérculos, carnes, lácteos, frutas y verduras).

Además, las porciones deben ser adecuadas, no excesivas ni deficientes.

"Si hay un consumo excesivo se retarda la digestión y es ahí cuando aparece la somnolencia en el corto plazo y el sobrepeso en el mediano plazo. Y en el caso de un consumo pobre o deficiente, se puede afectar el rendimiento académico y el estado nutricional", resalta la nutricionista. A tener cuidado.


Etiquetas relacionadas:


Chiquitas

Figallo Pulpín

Dicen que el que está más feliz que Toledo en fiesta con corcho libre es el ministro de Justicia, Daniel Figallo. ¿La razón? La nueva Ley de Régimen Juvenil ha servido de brillante cortina de humo frente al caso de su “excesivo interés” por el caso de Martín Belaunde Lossio. Un poquito más y se apunta en la marcha.

Ver todas