Temas

Chiquitas

​¡Mamma mía! Pocos recuerdan que Alan García distinguió en mayo del 2010 con la Orden del Trabajo en el Grado de Comendador nada menos que al juez Javier Arévalo Vela, el mismo que preside la Sala cuyo fallo permite a una empresa reducir el sueldo de sus trabajadores.

23 de Septiembre del 2016 - 05:20

¡Mamma mía!

Pocos recuerdan que Alan García distinguió en mayo del 2010 con la Orden del Trabajo en el Grado de Comendador nada menos que al juez Javier Arévalo Vela, el mismo que preside la Sala cuyo fallo permite a una empresa reducir el sueldo de sus trabajadores.

Contribución

No sabemos si el expresidente aprista recuerda o no haberlo distinguido. Lo cierto es que ayer, vía Twitter, calificó de “grave” el fallo judicial. Y pensar que García lo condecoró por haber contribuido “en forma notable” al desarrollo del Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social. ¡Plop!

En reserva

¿Cómo llegó Arévalo a la Corte Suprema? Un juez amigo nos contó que no lo hizo a través de un concurso público, sino que accedió en su condición de candidato en reserva. Para que todos lo entiendan, el equivalente a un accesitario en el Congreso.

Forata

Luego de romper palitos con la tienda fujimorista, Vilcatoma dejó en libertad a los trabajadores de su oficina congresal recomendados por la dirigencia de la señora K. Dicen que otros “fujis” que viven esta misma situación andan asados pues lo consideran una imposición.

Recontrasados

Más asados están los asesores de la organización parlamentaria ya que Recursos Humanos del Congreso les ha impuesto una serie de medidas de obligatorio cumplimiento. Chamba es chamba.

Raza en el Country

Chiquitas ampayó ayer al “apepo” César Acuña en el Country Club de San Isidro, un día después de que la U. de Lima confirmara las evidencias de plagio en su título. También vimos a su hijo Richard, con gestos de atareado operador político.

Glave

El excurita Arana aprovechó ayer una entrevista radial para darle su chiquita a Glave por adelantar su intención de ser candidata presidencial. Dediquémonos primero, dijo, a ser buenos congresistas. Más claro, ni Cipriani.

Pequeños detalles

Cuando el vicepresidente Martín Vizcarra ingresó al hemiciclo, los legisladores se levantaron de su escaño para recibirlo entre aplausos. Los “fujis” solo se pusieron de pie. La misma escena se dio con PPK el 28 de julio.

Saca roncha

El discurso ofrecido por Bruce con motivo del aniversario del Congreso, en el que habló del respeto a las minorías en democracia, sacó roncha en el fujimorismo. Reátegui lo miraba con sorna, Bartra y Salgado empezaron a cuchichear y Becerril se moría por ponerlo en su sitio.

No se guarda nada

Más tarde, en una de las comisiones de trabajo, Becerril dio rienda suelta a su contenida ira y criticó que algunos congresistas hayan aprovechado una sesión solemne para ofrecer discursos políticos. ¡El que se pica pierde!

Lo más leído