Temas

San Martín: Desborde del río Huallaga deja 30 mil familias damnificadas

Presidente regional pide al Gobierno declarar en emergencia la zona tras nueve horas de lluvias.

San Martín: Desborde del río Huallaga deja 30 mil familias damnificadas

San Martín: Desborde del río Huallaga deja 30 mil familias damnificadas

24 de Enero del 2015 - 09:00 » Textos: Redacción | Correo

Más de 30 mil familias damnificadas dejó el desborde del río Huallaga. Las provincias más afectadas son Picota, Bellavista, Mariscal Cáceres y San Martín.

Dada la gravedad del hecho, el presidente regional de San Martín, Víctor Noriega Reátegui, exigió al Gobierno declarar en emergencia a su jurisdicción a fin de alcanzar ayuda a la población afectada por la inundación de sus viviendas. Esta demanda busca que el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) envíe el apoyo necesario, desde sus almacenes en Lima, a las zonas arrasadas en San Martín.

APOYO. El primer reporte, tras nueve horas de lluvias, advierte daños en las zonas de Puerto Rico y en la mayoría de distritos de la provincia de Picota; en el distrito de San Rafael y los centros poblados de Limón, La Libertad y Unión, en la provincia de Bellavista, como también en la zona de Campanilla, en Mariscal Cáceres. Los damnificados necesitan víveres, agua tratada, carpas y abrigo.

Noriega Reátegui añadió que su gestión está brindando apoyo; sin embargo, este es insuficiente, por las limitaciones presupuestales que tiene, de allí su solicitud al Ejecutivo para que declare en emergencia la región.

“En el transcurso de la mañana se conversó con la premier Ana Jara, quien nos ha ofrecido la ayuda necesaria. Esperamos que este compromiso se concrete a la brevedad posible. Además, le hemos solicitado que se declare en emergencia a la región para que el apoyo pueda llegar de forma rápida y eficiente a las zonas damnificadas”, refirió el presidente regional.

BAJO HUALLAGA. Unas mil hectáreas de cultivo se han perdido hasta el momento y se teme que en las próximas horas el Bajo Huallaga también se vea afectado.

La población ubicada en las quebradas y márgenes de los ríos está expuesta al peligro, por lo que se recomienda, ante la presencia de lluvias intensas que pueden derivar en huaicos y deslizamientos, abandonar las viviendas y ubicarse en lugares seguros.