Temas

Cusco: El Takanakuy o la pelea por Navidad

El antiguo rito se desarrolla con fervor en la región Cusco

26 de Diciembre del 2013 - 11:12 » Textos: Luis Alvarez

Las manifestaciones de cultura y devoción por el nacimiento del Niño Dios, continuaron la mañana de la Navidad en la Ciudad Imperial, a la tradicional Feria del Santuranticuy desarrollado en las vísperas de la Nochebuena, actividad en la que participaron un mil 400 artesanos. Pese a la torrencial lluvia asistieron alrededor de 70 mil personas entre propios y extraños, quienes en masa se dieron cita a la Plaza Mayor para realizar sus compras navideñas y adquirir sus santos, partorcillos a fin de dar vida en sus hogares al tradicional nacimiento cusqueño.

DANZA LA RAZA

Ayer, desde muy temprano, mientras la mayoría de cusqueños, aprovechaban el feriado y daban descanso al cuerpo, tras la celebración de la nochebuena; un gran número de residentes en el Cusco de la provincia de Chumbivilcas, así como los hermanos de la región Apurímac, pusieron color y música a la fe, por el cumpleaños del Niño Jesús; representadas en las tradicionales Huaylías que es nada más y nada menos que una estampa costumbrista y milenaria que representa la fusión de dos Culturas; como son la española con la Andina, en la que la devoción de un pueblo se ve reflejada en la música y danza, con la con que celebran cientos y miles de "pastores" que al compás de cánticos en quechua y gallardos pasos expresan sus idiosincrasias.

"La huaylía, podemos calificar como la fiesta de mayor fervor religioso del Perú, a pesar de estar lejos de nuestras tierra, nos damos un tiempo para juntarnos y celebra a Jesús, más que la nacionalidad nos une la fe", declaró Omar Peña Castro Cuba, residente Chunvibilcano.

DE APURÍMAC CON AMOR

Del mismo modo, cientos de Apurimeños, específicamente de las provincias de Antabamba y Grau, que establecieron sus hogares en la Ciudad Imperial, y como se hizo costumbre desde hace 15 año realizaron un colorido pasacalle que inició desde la Plaza de Armas con destino al estadio universitario, donde dieron rienda suelta a su devoción y amor al niño Dios; "participamos cinco comparsas, en la que los hombres del campo, vestidos de diferente manera rendimos tributo al redentor" declaró Benancio Montoya, natural de Apurímac.

Ambas festividades de cusqueños, representados en la provincia de Chumbivilcas, y apurimeños , tuvieron un fin de fiesta en el recinto de la feria de Huancaro y el estadio universitario respectivamente, con la puesta del tradicional "takanakuy", que se podría describir como las "artes marciales del ande", pues aquí se dice que los pobladores arreglan sus discrepancias a golpes, vale aclarar dentro de las reglas establecidas. Cuentan que esta tradición nace de épocas inmemorables en la que los hacendados de ese entonces, luego que hacer pelear a sus gallos y toros , enfrentaban a sus peones, luego con el pasar de los años estas peleas podría enfrentar a patrones y sirvientes, aprovechando las máscaras para ingresar al cuadrilátero, donde las mujeres no son ajenas y también arreglan sus diferencia.