Temas

El turismo, la otra víctima del Niño Costero

Sector vive consecuencias de desastres en el norte. Importantes destinos de sol y playa como Máncora han visto afectada su economía por las inundaciones

El turismo, la otra víctima del Niño Costero

El turismo, la otra víctima del Niño Costero

19 de Marzo del 2017 - 11:58 » Textos: Correo | Redacción

Estamos en verano y las playas del norte del país están entre los destinos favoritos. A lugares como Máncora o Punta Sal llegan muchos turistas no solo peruanos, sino también una buena cantidad de ecuatorianos y chilenos, según información proporcionada por la Cámara Nacional de Turismo (Canatur). Ese flujo turístico se ha visto cortado de golpe por los recientes desastres naturales.

“Está viajando la gente que tiene que viajar, pero la parte de turismo de vacaciones está viéndose afectada”, afirma Fredy Gamarra Elías, presidente de Canatur.

Si bien, el golpe del llamado “Niño Costero” no ha ido directamente a los recursos turísticos, sí los ha dejado aislados. “Las playas no han sido afectadas, pero sí las vías de acceso. Y eso implica el abastecimiento. Si las vías no son transitables, los insumos que requiere un hotel o restaurante para poder operar no llegan”, refiere José Miguel Gamarra, exviceministro de Turismo y actual presidente de la Asociación de Hoteles Restaurantes y Afines (Ahora Perú).

A las carreteras colapsadas, se suma el natural temor de los viajeros, que prefieren postergar sus salidas, incluso aquellas con destino a lugares que no han sido tan devastados como Piura. “En la región Ica nos comentaban que, a pesar de que la conectividad es posible, con precauciones obviamente, había gente que había comenzado a cancelar reservas”, manifiesta el representante del gremio turístico.

NORTE Y SOLUCIÓN. Los daños al sector aparecen apenas se coge la Panamericana Norte. En Huaral, que depende del turismo interno, principalmente de Lima Metropolitana, los restaurantes campestres han perdido comensales. “Estos locales han tenido una afectación de 50% aproximadamente”, señala Rosa Balcázar, presidenta de Ahora Huaral.

Más al norte, la situación se torna más grave. Huarmey, destino de playas ancashino, sufrió fuertes inundaciones estos últimos días. Y Piura y Lambayeque son las regiones con más daños según el Instituto Nacional de Defensa Civil (más de 2000 y más de 3000 viviendas colapsadas, respectivamente).

Ante esta situación, el propio turismo puede ser la vía para la recuperación. “Una de las mejores maneras de apoyar a las regiones afectadas es que, al terminar la crisis, comencemos a viajar”, comenta José Miguel Gamarra.

Desde Canatur, ya se piensa en una campaña para relanzar el norte como destino turístico. “Con Promperú y el Ministerio de Turismo estamos preparando conjuntamente un plan para, apenas se normalice todo, sacar una promoción para el norte similar a la campaña Cusco Pone, que se hizo cuando las lluvias afectaron esa región en 2010”, anuncia Fredy Gamarra.

La voluntad existe, solo hay que esperar que pase el temporal.

SEMANA SANTA

Incertidumbre sobre feriado largo

Fredy Gamarra, presidente de Canatur, mencionó que, aunque hay reservas hechas, por el momento la campaña de Semana Santa hacia el norte y otras zonas afectadas por los desastres “se encuentra en ‘stand by’. Estará así hasta que no se tenga la certeza de cuál es la situación”, manifiesta. Gamarra afirma que a fines de este mes se tendrá una idea más concreta de cuál es la verdadera magnitud de los daños que ha sufrido el turismo en el norte.

Los Bocones

Lo más leído