Temas

Disturbios continúan en la Universidad Nacional Micaela Bastidas de Apurímac (Fotos)

​Quemaron vehículo de casa superior de estudios

22 de Enero del 2016 - 17:53 » Textos: Paul Pilco » Fotos: Correo Cusco

Estudiantes de la Universidad Nacional Micaela Bastidas de Apurímac (UNAMBA), continúan causando disturbios y actos de violencia en diferentes puntos de la ciudad, exigiendo la salida de la comisión reorganizadora total presidida por Israel Hernández García.

La mañana de hoy, un numeroso grupo de jóvenes intentó ingresar por la fuerza a las instalaciones del Poder Judicial siendo rechazados por el contingente policial que brindaba seguridad al local, haciendo uso de bombas lacrimógenas. 

Los universitarios con estas acciones pretenden presionar a los magistrados para que varíen su posición sobre la medida cautelar vigente que entregó la administración temporal a las actuales autoridades.

De igual manera, se conoció que la SUNEDU no se pronunciará hasta que este caso sea resuelto por la instancia judicial.

El último jueves otro grupo de universitarios, todos ellos con los rostros cubiertos, bloquearon con piedras y troncos los principales accesos a la ciudad universitaria, prendiendo fuego a un automóvil en desuso de propiedad de esta casa superior de estudios.

Un día antes, al parecer el mismo grupo, lanzó piedras contra el parabrisas delantero del ómnibus oficial destinado al transportes de los estudiantes dejándolo completamente inutilizado.

Tras los incidentes ocho universitarios fueron trasladados a Seguridad del Estado de la Región Policial.

Posteriormente la mayoría de ellos se retiraron a sus hogares, quedando detenidos, mientras prosiguen las investigaciones los estudiantes William Almidón Taipe (24), Samuel Carbajal Acheta (21) y Jhonatan Velasque Salazar (26).

Por su parte, las actuales autoridades manifestaron que detrás de estos lamentables hechos se encuentran docentes que son los principales opositores a todo acto de reorganización junto a una cúpula de eternos dirigentes estudiantiles.

Hernández García, los acusó de manipular a los estudiantes –que en su mayoría son cachimbos- para evitar a toda costa su destitución, toda vez que la totalidad de ellos no cumplen con los requisitos para ejercer la docencia universitaria.