Temas

INEI: El 90% vive con percepción de inseguridad

INEI: El 90% vive con percepción de inseguridad

INEI: El 90% vive con percepción de inseguridad

11 de Octubre del 2013 - 05:05 » Textos: Renato Sandoval

La sensación de inseguridad que se vive en el país sigue creciendo, lo cual se ve reflejado en el reciente informe elaborado por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), en el que se destaca que solo un 10.2% puede pasear en paz en compañía de su familia.

El mismo documento, que acaba de ser presentado al Congreso de la República, resalta que el 89.8% de los pobladores vive con percepción de inseguridad.

Es importante destacar que el documento fue elaborado en base a los peruanos de 15 años de edad a más.

Cuando se mide las percepciones que tienen sobre este tema por parte de los hombres y mujeres, se concluye que el 90.2% de los hombres expresa su inquietud por la sensación de estar desprotegido, mientras que un 89.4% de las mujeres camina por las calles con mucho temor.

ESTUCIOS. De acuerdo al estudio que data del mes de setiembre, las personas que ostentan estudios superiores fueron las que en mayor número sufrieron el embate de los malhechores. Un 44.9% de víctimas pertenece a este universo, mientras que el 20.6% corresponde al sector que no tienen nivel educativo.

En otro de los cuadros, también se indica que un 40.4% de personas fue víctima de algún hecho delictivo. Quienes más padecieron de esta lacra fueron los moradores de 15 a 29 años de edad (45.9%), seguidos por los vecinos de 30 a 44 años (44.6%).

Hay que tener en cuenta también que depende del estrato sociodemográfico y condición de trabajo para ser asaltado por los delincuentes.

En ese sentido, el sector E, quienes tienen menos ingresos económicos, se ha convertido en el más vulnerable, con un 43% de víctimas de un hecho delictivo. El otro extremo es el nivel A, con más dinero en el bolsillo pero con menos asaltos encima, un 36.2% de perjudicados.

En el caso de los trabajadores, los dependientes son, quizá, los más agraviados a la hora de ir o salir de su trabajo. Si bien un 45.3% de empleados fue víctima de un ladrón, las empleadas del hogar tampoco se salvaron, un 42% de estas perdió algo de valor a manos ajenas.

NO HAY DENUNCIAS. De las víctimas mencionadas (40.4%), solo un preocupante 12.8% se acercó a una comisaría a denunciar su mala suerte, mientras el resto dejó pasar la oportunidad de que la Policía se encargue de detener al malhechor.

Las razones que pesan para que una persona no registre la denuncia son diversas. La mayoría cree que es un delito de poca importancia, pérdida de tiempo y desconoce quién le robó (27%). Otros, con algunos fundamentos personales, aseguran no confiar en los agentes policiales (11.2%).

LOA MÁS FRECUENTES..Si bien la ley ya estipula pena de cárcel para los delitos considerados, anteriormente menores, aún continúa siendo el robo de dinero, cartera y celular los actos delincuenciales más frecuentes contra los pobladores. El 25.2% de quienes se enfrentaron a los facinerosos perdió algunos de estos objetos de valor; mientras el 14% cayó en la estafa y un 4.3% perdió su vehículo, entre otros delitos como amenazas e intimidaciones, maltrato y ofensa sexual, robo de negocio, secuestro y extorsión.

Pero no solo en las calles cunde el peligro. Las cifras del INEI revelan que el 17% de las viviendas del área urbana fue punto de robo o intento de una "mudanza".

Ni la vigilancia privada o municipal puede detener los robos en las casas. Un 15.2% de los inmuebles ubicados donde hay resguardo (vigilante o guachimán) no se salvó de recibir a los "robacasas", y donde no hay ni un silbato que alerte a los vecinos el porcentaje se eleva a 19.6.

diferencias.

A juicio del legislador Renzo Reggiardo, exintegrante la comisión especial multipartidaria de Seguridad Ciudadana del Congreso, las cifras del INEI difieren mucho de lo que el Ministerio del Interior registra en su informe.

Este último despacho aportó sus cifras de criminalidad al Plan Nacional de Seguridad Ciudadana 2013-2018, mediante el cual se requiere bajar la incidencia delincuencial en el país, de un 36.6% a un 25%.

"El 36% no es una cifra real, pues el informe del INEI refiere que un 40.4% de peruanos ha sido víctima de un hecho delictivo, pero ¿cuántos denuncian?, un 12.8%.

Entonces, la pregunta del legislador aparece sin duda: "¿Contra quién vamos a luchar si estamos con un plan errado?".