Temas

La banda “Trilogía” entrenaba a jóvenes sicarios en base FAP

Cabecillas colaboraban con peligrosos delincuentes que operaban en el Callao en el tráfico de drogas

La banda “Trilogía” entrenaba a jóvenes sicarios en base FAP

La banda “Trilogía” entrenaba a jóvenes sicarios en base FAP

28 de Abril del 2017 - 06:31 » Textos: Rosario Espinoza / respinoza@grupoepensa.pe » Fotos: Guisela Cáceres

Entre los sicarios que pasaron por un entrenamiento de manejo de armas de la organización criminal “Trilogía” figuran Jhairol Torres Cáceres “Chato”, autor material del crimen de Patrick Zapata Coletti, y José Montes Rengifo “Charapa”.

Esta banda no solo abastecía de armas al mercado negro, sino que, además, los entrenaban en las bases militares de la Fuerza Aérea del Perú (FAP).

Por cada sicario cuya edad oscilba entre los 18 y 25 años, el exsuboficial FAP Roberto Carlos Subauste Roca, líder de esta banda, cobraba dos mil dólares.

“De esta manera, los sicarios eran entrenados para cometer sus crímenes, como el asesinato de Patrick Coletti, Robert Smith y muchos más relacionados al mundo del narcotrafico”, refirió la fuente.

Estas prácticas de tiro también se realizaban en los polígonos de la galería de tiro de la armería Enzo, ubicada en el Cercado de Lima, sobre todo para el entrenamiento en el uso de armas cortas.

Como se sabe, al igual que Subauste, el dueño de esta armería, Nelson Espinoza Justiniano, también resultó detenido. Además, la Policía procedió a la incautación de las armas de dicho local.

Según la Policía, Subauste, con la ayuda de su colega de promoción SOT3 FAP Alberto Marcelino Ascarruz Chavarría, hacía ingresar a los sicarios en la base FAP de Pucusana como trabajadores de una empresa de seguridad y les brindaba entrenamiento. Durante el megaoperativo del miércoles, Ascarruz también fue detenido.

EXPANDIÓ NEGOCIO. Cuando Subauste estuvo preso en el penal Lurigancho, entre los años 2007 al 2013, habría conocido al peligroso delincuente Jorge Anchante, conocido como “Akira” o “La máquina”, lo que le permitió expandir su negocio en el tráfico de armas.

“En este lugar, Subauste se contactó con “Akira”, quien ya manejaba una gran red de jóvenes sicarios. Este necesitaba especializarlos en el manejo de armas, por lo que pagaba a Subauste para poder entrenarlos”, dijo la fuente.

De esta manera, Subauste se introdujo más en el mundo del hampa e hizo grandes contactos con peligrosos delincuentes, además de narcotraficantes, que se disputaban la venta de drogas en el Callao.

Por su parte, el ministro de interior, Carlos Basombrío, dio más detalles de cómo actuaba esta organización de tráfico de armas.

Para la Policía, Nelson Espinoza Justiniano, dueño de Importaciones Enzo SAC, encajaba dentro del esquema criminal para vender las armas de fuego sin importar la condición de los compradores. El paquete incluía el trámite de la licencia. Las armas que introducía en el mercado negro eran vendidas al doble del precio formal. Para sacar estas licencias contaban con la complicidad de los empleados de la Sucamec.

En esta investigación también están involucrados funcionarios de la Sunarp, de la Sucamec, además de dos suboficiales de la PNP.

CIFRA:

- 10 días durará la investigación a las nueve personas detenidas.