Obra del kilometro 21 no deja de sorprender

Textos: Jaime Benites web@grupoepensa.pe |

La construcción de la carretera Tambogrande - kilometro 21 de la vía Piura Chulucanas se ha convertido en un serio problema para la gestión regional de Javier Atkins Lerggios.

En el aire ha quedado un informe sobre el que ningún funcionario quiere responder. La empresa que alquila maquinaria para la ejecución del citado proyecto debe pagar una penalidad superior a un millón 400 mil soles por "incumplimiento de contrato", mientras que el gobierno debería rescindir el contrato.

Así de claro y directo es el informe N°230-2013, firmado por el exresidente de obra, Juan Carlos Vegas Vite, quien días después de emitir este documento fue despedido, según ha dicho en forma arbitraria.

"De acuerdo a los días acumulados del atraso de las unidades, 122 días, (el Consorcio Tadesa SRL-VVO Construcciones y Proyectos SA Sucursal Perú) tendría una penalidad de un millón 484 mil 291 soles", se lee en el informe.

Por tanto, Vegas Vite solicita que se evalúe la posibilidad de resolver el contrato N°122-2012, de fecha 28 de diciembre, ya que la penalidad supera el 10% del valor contractual, ascendente a 8 millones de soles.

Hasta aquí la historia es conocida. En su defensa el ingeniero despedido ha dicho que las observaciones que hizo a la maquinaria eran de fondo y no de forma como trato de decir Atkins Lerggios cuando Correo hizo la denuncia sobre estas presuntas irregularidades.

Las maquinas no cumplían la potencia ofertada, ni las medidas de seguridad, entre otras "perlitas", asegura.

Sin embargo, Vegas Vite fue a dar a la calle, aparentemente por presentar un informe que resultó incomodo a la autoridad regional, señala el consejero regional José Neira Arisméndiz.

En su lugar, se designó al ingeniero Valdemar Rodríguez Montenegro.

"Durante siete meses, este ingeniero (Valdemar Rodríguez) solo logró un avance de 15% de la obra. Luego, cuando entró Vegas Vite, en solo cuatro meses, osea tres meses menos, se logró un avance superior al 15%. Es decir, no pueden cuestionar su capacidad. Acá da la impresión que quieren ocultar lo que realmente esta pasando", señala Neira Arisméndiz.

Pero no solo se trata del incumplimiento del contrato y su posible resolución, como recomendó el exresidente de obra, pues la desaparición de combustible también deberá de ser aclarada por el gerente de Infraestructura David Troya Acha.

De acuerdo a lo dicho por el presidente de la Comisión de Fiscalización del Consejo Regional, Luis Garufi Vidal, en una visita realizada a la obra, detectó que existe una alarmante falta de control del combustible, por lo que ha pedido cuentas a los funcionarios del área de Infraestructura.

Asimismo, César Panta Arrese, asistente del residente de obra, mediante el informe N°004-2013, le informa a Valdemar Rodríguez que no cuenta con las facilidades del caso para cumplir con las labores de campo, por tanto, "no se hace responsable de las deficiencias que pudieran presentarse en la ejecución de la obra, desde la fecha que él (Rodríguez) asumió", indica.

Por si esto fuera poco, el silencio en que ha caído el gerente de Infraestructura Troya Acha no ayuda a transparentar la gestión de Atkins Lerggios, lamentan los consejeros.

Por su parte, el representante legal del Consorcio Tadesa SRL-VVO Construcciones y Proyectos SA Sucursal Perú, Pedro Morán Comitre, señala en un documento enviado a la Oficina Regional de Administración del gobierno, que las observaciones realizadas por Vegas Vite carecen de sustento, y que han cumplido con entregar la maquinaria ofertada.

Asimismo, en un expediente enviado a Correo, el representante legal adjunta una serie de documentos con lo que pretende respaldar sus afirmaciones.

La Comisión de Fiscalización está pidiendo cuentas sobre este espinoso caso.


TAGS: