Sangrienta pelea entre comuneros

Sangrienta pelea entre comuneros
Textos: Edvan Ríos web@grupoepensa.pe |

La sangre llegó al río. Los enfrentamientos entre pobladores de las comunidades de Carhuan Licapa, distrito de Paras, provincia de Cangallo (Ayacucho) y el centro poblado de Llillinta, provincia de Huaytará (Huancavelica), dejó un número no determinado de muertos y decenas de heridos.

Desde hace varios años, ambas comunidades mantiene un conflicto limítrofe, debido a que pretenden extender sus territorios -especialmente por donde atraviesa el gasoductopara obtener mejores beneficios económicos y regalías.

Es así que una reciente medida judicial proveniente del Distrito Judicial de Ayacucho, desató el choque, dándole los derechos de posesión a la comunidad de Licapa.

Tras el enfrentamiennto los heridos fueron llevados al centro de Salud de Huaytará, y los más graves a los hospitales regionales de Ayacucho y Huancavelica.

Ambos bandos usaron desde huaracas y hondas hasta armas de fuego.

Según Anatolia Quispe, familiar de uno de los heridos huancavelicanos, el enfrentamiento se inició la noche del martes, pero ayer en la mañana, los pobladores de Licapa se apostaron en los cerros, "desde donde lanzaron piedras, granadas a diestra y siniestra al poblado de Occoropampa, no respetaron a niños ni ancianos".

CONFIRMAN MUERTE. Por lo pronto, el Hospital Regional de Huancavelica confirmó la muerte de Efraín Quispe Huarcaya (32), quien pereció luego de que su contraparte ayacuchana impidiera que fuera trasladado oportunamente a un nosocomio tras resultar herido en la pierna izquierda.

En ese mismo nosocomio se debate entre la vida y la muerte Albino Conilla Ticllasuca (40), que recibió un disparo en el cráneo, informó el médico Mirco Jordán.

De igual forma, otro comunero ayacuchano habría fallecido producto del enfrentamiento; en tanto, fuentes noticiosas de internet hablan de más muertos, que al cierre de esta edición no han sido confirmados.


Etiquetas relacionadas:


Chiquitas

Chiquitas

El juez supremo César San Martín se puso a tono con Ollanta Humala y, en lo que parece ser un día de furia para algunos personajes, calificó como “una ofensa y una calumnia” que se haya dicho -nota de Correo- que Joel Segura redactó la sentencia del caso Madre Mía.

Ver todas