Temas

Señor de Locumba: Peregrinos recorren a pie 91 kilómetros para conseguir perdón divino (VIDEO)

Santuario de Locumba recibe a fieles y peregrinos en la víspera del día central del "Cristo de los pies quemados".

Señor de Locumba: Peregrinos recorren a pie 91 kilómetros para conseguir perdón divino (VIDEO)

Señor de Locumba: Peregrinos recorren a pie 91 kilómetros para conseguir perdón divino (VIDEO)

13 de Septiembre del 2016 - 10:10 » Textos: Redacción Multimedia » Fotos: Diario Correo

Hasta 91 kilómetros a pie recorrieron grupos de peregrinos desde la ciudad de Tacna hasta el santuario del Señor de Locumba en la provincia de Jorge Basadre. La mayoría de ellos recorre buscando la expiación de sus pecados en la tierra.

La mayoría de los fieles peregrinos inician su recorrido en las cercanías del mercado de abastos Miguel Grau y recorren a pie por la cima del cerro Intiorko.  En grupos numerosos llegan hasta el sector de Tomasiri donde toman contacto con otros grupos que caminan hacia el santuario.

"En en ese lugar, Tomasiri, hay una casa posada, todos nos reunimos ahí, los extraños dejan de serlo porque nos saludamos y contamos en mesa el motivo del viaje, algunos en agradecimiento, otros van a pedir algo. Después, salimos en mancha, uno detrás del otro y llegamos a una carretera vieja que lleva a Locumba, es una trocha", explicó el peregrino Tito Dolores.

El devoto partió la tarde de ayer rumbo a Locumba, teniendo que hacer uso de linternas para no perder su trayecto hacia el santuario. " El momento de la peregrinación es con linternas, dejas de conversar y curiosamente mientras caminas te acuerdas de tus seres queridos, dicen que el balbuceo es una oración. Así se va, en silencio, por algún lado se escucha cantar una alabanza. Otros la comparten otros no", narró su experiencia.

El peregrino añadió que en su caso, lloro apenas llegó al santuario luego de caminar por más de 20 horas. "Quizá porque sé que he llegado, y como dije una vez, mi corazón danza como lo hacen los bailarines religiosos. Llegas al río, y de frente a la parroquia ingresas, descargas tu llanto y dices gracias. En ese momento sientes que tienes el cuerpo destruido. Así estoy en una esquinita de la plaza esperando una misa y bañarme y dormir en algún rincón", finalizó.

Lo más leído