Sufre preinfarto en asalto

"Marcas" siguen a anciano desde Banco de la Nación, le apuntan con revólver y lo dejan inconsciente en Miramar. Hampones se llevaron S/.2,400. Sujetos se hacen pasar por policías y médicos le salvan la vida.

Sufre preinfarto en asalto
Textos: Alex Martínez Pajuelo web@grupoepensa.pe |

El preinfarto al corazón que quisieron evitar que sufra el jubilado de Pesca Perú, Fidel Jacinto Purizaca (62), al ocultarle que su hija mayor había sido operada de emergencia, se lo provocaron unos crueles delincuentes denominados "marcas", cuando la mañana de ayer, vestidos con ternos y fingiendo ser policías, lo asaltaron y le robaron 400 soles y sus tarjetas de crédito.

Todo ocurrió a las 9:00 de la mañana de ayer, luego que el sexagenario cobrara su pensión en el Banco de la Nación. Sin imaginar que era seguido por los maleantes, Fidel optó por regresar caminando a su casa, situada en la calle 28 julio en el pueblo joven Florida Baja.

Fue a la altura de la intersección del jirón Unión y la avenida Enrique Meiggs, cuando los "marcas" interceptaron a Fidel. Dos sujetos vestidos con terno marrón, descendieron rápidamente de un auto y tras presentarse como policías, le exigieron que entregue el dinero que llevaba, pues lo acusaban de traficar don billetes falsos.

Fidel trató de poner resistencia, pero el apuntaron con un arma de fuego. También le pidieron que entregue su tarjeta y su clave. Con esto los delincuentes se dirigieron al Banco de la Nación y retiraron 2000 mil soles más.

INFARTO. Producto de la fuerte emoción, Fidel sufrió un preinfarto al corazón, por lo que se quedó tirado en medio de la vía. Los Serenos lo auxiliaron.

DATO

Horas después en el hospital La Caleta, el anciano dijo que solo estuvo de visita en Chimbote, pero nunca más piensa regresar.


Etiquetas relacionadas:


Chiquitas

CHIQUITAS

Milagro en abril Aunque en mayo de 2014 Santiago Gastañadui había dicho que los documentos que muestran cuánto pagó a Belaunde Lossio por Todo Graph desaparecieron en un incendio, ayer afirmó que tras “bucear” en los cuadernos de la empresa, gracias a la Divina Providencia, los encontró hace apenas un par de meses.

Ver todas