Temas

Tacna: ¿Qué provocó extraño varamiento de más de una tonelada anchovetas?

Pescadores de olvidada zona de Santa Rosa increíblemente creen que es un milagro de San Pedro.

18 de Octubre del 2016 - 12:06 » Textos: Redacción Multimedia » Fotos: Diario Correo

Cerca de una tonelada de anchovetas juveniles varó el mar desde la madrugada del sábado en la playa de Santa Rosa, ubicado en La Yarada Los Palos, a dos kilómetros de la frontera con Chile. De primera mano se conoció que las especies habrían sido arrastradas por el fuerte oleaje que hasta el momento se registra en la costa peruana.

A la zona llegó el director regional de la Producción de Tacna, Jorge Salinas Cerreño, quien participó de la verificación y recojo de muestras para determinar la causa del varamiento.

Detalló que el incremento en 1.6° celsius de la temperatura del mar sumado al fuerte oleaje habría ocasionado que el fenómeno alcance esa magnitud en Tacna. “Sabemos que la anchoveta es una especie sensible. Cuando el mar calienta estos peces usualmente se profundizan; sin embargo la fuerte corriente las habría golpeado y arrastrado hacia afuera”, indicó.

Lea también: Inexplicable varazón de anchovetas preocupa a cientos de pescadores

La presencia de las centenares de anchovetas ha atraído a la aves que van en busca de alimento. Además algunos niños se han puesto a jugar con las especies muertas, corriendo el riesgo de afectarse con alguna enfermedad.

El director del Produce señaló que recién en una semana se sabría las causas del fenómeno. Mencionó que envió las muestras a la Universidad Nacional Jorge Basadre Grohmann para el análisis correspondiente.

“La población está sorprendida por esta anomalía, ya que somos un pueblo olvidado y lo que primero hemos creído es que San Pedro se ha acordado repentinamente de nosotros, realmente es bastante pescado”, señaló Mayela Quispe, vicepresidenta de los pescadores en la playa Santa Rosa.

Para ella el suceso no es más que un milagro ya que relató que la pesca en la zona no es muy exitosa, requiriéndose bastante esfuerzo de los lugareños para salir adelante. No había aún una certeza de lo que sucedía pero la mayoría de ellos se aventuró a tomar las especies y cocinarlas, especialmente en aquellas que estaban vivas, pese a la negativa que recomendó la Dirección Regional de la Producción.

Miles de gaviotas y lobos marinos aprovecharon la confusión para darse un festín en la zona del hallazgo.

Lo más leído