Temas

​Francia retiene dibujo de Leonardo Da Vinci por considerarlo "Tesoro Nacional"

La pintura de Da Vinci está tasado en 15 millones de euros

​Francia retiene dibujo de Leonardo Da Vinci por considerarlo "Tesoro Nacional"

​Francia retiene dibujo de Leonardo Da Vinci por considerarlo "Tesoro Nacional"

10 de Enero del 2017 - 17:32 » Textos: Redacción Multimedia

El Estado francés declaró Tesoro Nacional un dibujo de Leonardo da Vinci, hallado por una familia francesa en diciembre de 2016 y tasado en 15 millones de euros (15,8 millones de dólares), con la intención de que no sea vendida a terceros, informó hoy la prensa local.

Francia tendrá dos años y medio para quedarse con la obra desembolsando los 15 millones de euros que pide el dueño del pequeño boceto del martirio de San Sebastián, dibujado entre 1478 y 1483 y cuya autenticidad fue comprobada por los expertos.

La existencia del dibujo de Da Vinci, que está depositado en la casa de subastas francesa Tajan, se conoció el pasado año, cuando el propietario del mismo, un médico del centro de Francia, se presentó en París con una carpeta bajo el brazo en la que guardaba dibujos heredados de su padre, un coleccionista aficionado de libros.

Bajo el título de "Miguel Ángel", la carpeta escondía un boceto del martirio de San Sebastián que llamó la atención de la casa Tajan.

Fue entonces cuando comenzó una serie de verificaciones, que se iniciaron con el experto en dibujos Patrick de Bayser, que tardó poco en detectar en él el trazo de mano izquierda de Da Vinci.

Pero el hallazgo era de suficiente importancia como para pedir una opinión aún más acreditada, por lo que decidieron acudir a la mayor autoridad sobre dibujos de esa época, la conservadora experta del Museo de Museo de Arte Metropolitano de Nueva York, Carmen C. Bambach, que se trasladó a París para examinar la obra.

La experta también se fijó en el reverso del dibujo, donde aparecían dos esquemas científicos, uno sobre las sombras que crea un vela y el otro sobre el efecto de los rayos luminosos proyectados tras un obstáculo, posteriores al dibujo.

Además, había notas tomadas de derecha a izquierda, para ser leídas con un espejo, la forma que tenía de escribir Da Vinci.