Temas

MEM facilitará que Odebrecht venda sus acciones en gasoducto

Ministro Gonzalo Tamayo da visto bueno a la operación. Ejecutivo permitirá ingreso del consorcio Sempra-Techint pese a denuncias de corrupción contra firma brasileña.

MEM facilitará que Odebrecht venda sus acciones en gasoducto

EN MARCHA El GSP abastecerá a centrales hidroeléctricas, grifos e industrias locales.

08 de Septiembre del 2016 - 08:15 » Textos: Correo | Redacción

Casi siete meses después de que la empresa brasileña Odebrecht decidiera desvincularse de la gerencia general del Gasoducto Sur Peruano (GSP), ayer recién se confirmó que su participación en este proyecto quedará en manos del consorcio formado por la empresa estadounidense Sempra y la ítalo-argentina Techint.

Según una publicación de la revista Semana Económica, lo que sigue para concretar la operación es que el Estado apruebe el ingreso de estas compañías al consorcio GSP, que también está conformado por la española Enagás y la peruana Graña y Montero.

Al respecto, el titular del Ministerio de Energía y Minas (MEM), Gonzalo Tamayo, confirmó que desde el Estado se apoyará para que la obra siga adelante y calificó el hecho de favorable.

PASOS A SEGUIR. Este proyecto, con más de 1000 km de longitud, ya tiene un avance de obras del 36%, pero todavía requiere de un financiamiento de $2150 millones (la inversión total asciende a cerca de $7328 millones).

“El proceso de salida de Odebrecht es privado, (pero) existe un conjunto de procedimientos dentro del contrato de concesión que sí va a requerir avanzar con más velocidad”, indicó Tamayo.

De acuerdo con Sergio Salinas, profesor de la Escuela de Gestión Pública de la Universidad del Pacífico, además de aprobar la entrada del nuevo operador y la recomposición accionarial del concesionario, el Estado probablemente tenga que otorgar garantías contractuales a favor del entrante debido a la envergadura del proyecto.

“Los contratos de concesión permiten que el operador técnico sea reemplazado por otro de similares o mejores credenciales, previamente aprobado por el concedente. Esta práctica es particularmente útil cuando existen circunstancias que afecten la labor o capacidad del operador seleccionado, como es el caso de Odebrecht, que enfrenta dificultades serias”, refiere.

Cabe señalar que en esta etapa el GSP tuvo problemas para lograr el financiamiento restante de parte de las 22 entidades financieras detrás del proyecto por la baja calidad crediticia de Odebrecht tras revelarse el escándalo de corrupción denominado “Lava Jato”.

Ojo en Familia

Lo más leído