Temas

Adolescente de 14 años cautiva con su voz cantando música arequipeña (FOTOS Y VIDEO)

Rafael Toledo es el joven que refiere cantar, bailar y tocar yaravies, huaynos y pampeñas en lugar del reguetón. Además, se considera arequipeño durante los 365 días del año.

13 de Septiembre del 2016 - 12:07 » Textos: Nelly Hancco » Fotos: Zintia Fernández

Rafael Toledo Dávila tiene 14 años de edad y se podría decir que es uno de los pocos adolescentes que ama y promueve la música de Arequipa. En su caso, cae a pelo ese dicho: “primero lo nuestro”.

En plena adolescencia prefiere tocar, cantar y escuchar yaravíes, vals y marineras, en lugar del reguetón y bachatas.

“No puedo entender cómo la gente puede preferir otros ritmos cuando nosotros tenemos una rica y variada música, que transmite nuestra identidad, nuestra cultura”, señala.

Rafael Toledo se considera arequipeño los 365 días del año y en su opinión la mayoría de los nacidos en la Blanca Ciudad son arequipeños por meses o temporadas.

Son arequipeños de agosto porque bailan el carnaval, la pampeña, cantan El Regreso y otras canciones solo en ese mes, el resto del año se olvidan”, refiere.

Además, considera que la identidad está camino a perderse o frenarse porque las personas se han quedado con las canciones como Oh linda Arequipa, El regreso, El carnaval, pero desconocen de otros huainos, yaravíes y pampeñas como El machayputo. Y si de composiciones se trata, pues ya no hay jóvenes como Mariano Melgar que se interesen en componer letras o melodías y los pocos que aún existen están quedando en el olvido.

SOÑADOR. Toledo Dávila no pretende ser semejante a Mariano Melgar, pero de lo que está seguro es que ama el ritmo de la Ciudad Blanca con frenesí y prueba de ello es que es el pentacampeón regional de la música arequipeña.

Al momento de preguntar sobre cómo nace su pasión por la música arequiéña, dice “todo empezó con un concurso por la Paz y la Ecología cuando tenía 9 años y estudiaba en el colegio La Recoleta. Tuve que componer para cantar”.

Reconoce que fue un poco complicado lograr la armonía de las letras y la melodía, “a esa edad tuve mi primer logro”, dice al señalar que su composición estaba referida al cuidado de la tierra, pero fue entonces que se dio cuenta que tenía dotes para el canto.

Posteriormente, participó en un concurso de canto de música arequipeña, el mismo que estaba dirigido por el director de la escuela de Yaraví, Mariano Carpio.

“Canté Arequipa la brava”, recuerda. Tras varias competencias quedó como el ganador regional con la canción Amor infame.

“Este fue el comienzo para que empezara con la música arequipeña. Mi pasión estaba abocada a ella”, señala cuán hombre enamorado de la mujer más bella y dulce.

CONCURSOS. Ha participado en todos los concursos convocados y hasta hoy es el pentacampeón de los llevado cabo en la región.

“Es el único representante de su edad en la música arequipeña”, manifiesta su madre Érica Dávila, muy orgulloso de su hijo.

Su talento y pasión por el ritmo loncco lo ha llevado a recibir los consejos del historiador Juan Guillermo Carpio Muñoz, recibir el legajo musical de Benigno Ballón Farfán.

Si bien es cierto que aún no cuenta con sus propias composiciones de yaravíes, está convencido que las hará en los siguientes años.

Por ahora, crea himnos como para los auditores juveniles de la Contraloría y participa en cuanta invitación llegue para representar a Arequipa.

Subir a la escena es sentir un sinfín de emociones, que me llevan a inspirarme porque puedo llevar la cultura de Arequipa”, añade.

Proyección profesional

El estudiante Rafael Toledo se encuentra trabajando con el coro de la Catedral. Es que Rafael no solo toca la guitarra, sino también la flauta, el charango. Una de las personas que aportó en esta formación fue su padre Juan Carlos Toledo Rodríguez, quien es músico.

El talentoso joven cursa el tercer año de secundaria en el colegio Ejército, pero al terminar la secundaria aspira estudiar 3 carreras. Soy bueno en química, entonces voy a estudiar ingeniería Alimentaria, para no olvidar lo nuestro estudiaré Arte en la UNSA.

Lo más leído