Temas

Agricultores de cebolla afrontan su peor momento

Por el bajo costo, agricultores de Camaná no cosecharon la cebolla y prefirieron enterrarlo. EL 80% quedó endeudado.

Agricultores de cebolla afrontan su peor momento

Agricultores de cebolla afrontan su peor momento

25 de Septiembre del 2016 - 11:15 » Textos: Nelly Hancco » Fotos: Nelly Hancco

La campaña chica para los agricultores de Camaná, literalmente fue un fracaso. De los 3 mil 800 usuarios o productores en esta zona costera de Arequipa, al menos el 80% quedó endeudado con miles de soles ante las empresas financieras porque no pudieron cosechar la cebolla que sembraron, debido a la caída del precio en el mercado nacional.

El presidente de la Junta de Usuarios de Camaná, Marcelo Valdivia Bravo, informó que cada agricultor invirtió aproximadamente 8 mil a 10 mil soles por topo, pero la mayoría no recuperó nada, porque fue preferible no cosechar la cebolla y dejarla en la chacra porque implicaba un costo adicional en el pago de mano de obra.

Lea también: Emergencia hídrica por 90 días en el valle de Tambo

Era mejor no cosechar porque no convenía. El saco de cebolla que tiene 100 kilos, se llegó a vender a 10 soles, es decir a 10 céntimos el kilo, entonces algunos prefirieron no cosechar”, narró preocupado el dirigente.

SUR Y NORTE. La sobreproducción de la cebolla en Arequipa y en el norte del país, hizo que el precio de oferta en el mercado para este producto cayera a niveles extremadamente bajos. El año pasado, el kilo de cebolla se vendió hasta en 3 soles el kilo, y Valdivia considera que por esta alza, este año, la mayoría de los agricultores optó por sembrar lo mismo, tal como ocurre casi siempre, sin seguir los planes de siembra que ha dejado de trabajar el ministerio respectivo.

“Vamos a buscar la forma de intervenir ante Agrobanco para que el pago de las deudas sea reprogramada, aunque la mayoría de los agricultores trabajan con otras financieras privadas porque son menos burocráticas...”, añadió.

PROYECCIÓN. Una de las causas por la que existe la sobreproducción de un determinado producto, es la falta de información a la que acceden los agricultores sobre la intencionalidad de siembra.

Según Valdivia, años atrás existía un sistema donde los hombres del campo indicaban con una semana de anticipación los productos que tenían planeado sembrar y este dato era contrastado con otras regiones, de esa forma se permitía evitar que muchos optaran por similar cultivo y analizaran otras alternativas.

Ahora sembramos a ciegas, no sabemos qué productos deberíamos sembrar. Para nosotros el Ministerio de Agricultura no existe porque no hay apoyo, no hay producción”, lamentó.

ARROZ. Mientras algunos agricultores prefirieron enterrar la cebolla, otros cosecharon para botar el producto en un campo abierto o en las quebradas, ello con el único fin de no malograr el terreno que tienen para la campaña grande que es la siembra del arroz.

Según explica el gerente técnico de la Junta de Usuarios, Luis Estremadoyro, la cebolla enterrada o la incorporación en el terreno provocaría que se generen bacterias y que el almácigo de arroz a la hora de transplantar en el campo de cultivo no prenda.

Los gases como metano y las bacterias de la cebolla pueden provocar que la raíz del arroz se pudra y los agricultores tendrían que hacer el replantado del almácigo”, explicó.

Además, en la visita en el campo realizada al valle, se aprecia que las cebollas no fueron enterradas y trituradas en su totalidad porque aún quedaron restos. Este hecho, aumentaría más el riesgo de perjudicar la campaña de la siembra del cereal que abastece a todo el mercado de la zona sur del país.

Tras esta mala experiencia de la pérdida de la campaña (cebolla), los agricultores de Camaná preparan sus terrenos para cultivar arroz. Tienen previsto trabajar sobre 6 mil 800 hectáreas.

La germinación en almácigos por un periodo de 60 días ya empezó, es decir a partir del quince de octubre ya empezarán el transplante de los plantones o marqueras, aunque la preocupación permanente es saber si habrá disponibilidad de agua suficiente.

Marcelo Valdivia, recuerda que en los últimos 6 años, han sufrido recortes sostenidos del recurso hídrico. “Antes recibíamos 30 metros cúbicos de agua por segundo en los meses de octubre y noviembre, pero ahora llega solamente la tercera parte, aseveró. En su opinión, lo óptimo para tener una buena campaña y no sufrir la escasez es recibir 14 metros cúbicos por segundo desde el río Majes.

Para garantizar la campaña agrícola, necesitamos la construcción de la hidroeléctrica de Molloco”, recordó.

  • 6 mil 800 hectáreas de cultivo hay en la provincia de Camaná
  • 3 mil 800 arroceros temen por la escasez de agua en Camaná.

Lo más leído