Temas

Andrea: la mujer más longeva vive en Arequipa (VIDEO)

Tuvo 12 hijos y hoy vive de la pensión del gobierno junto a uno de sus hijos, pero el dinero es insuficiente para su alimentación.

Andrea: la mujer más longeva vive en Arequipa (VIDEO)

Andrea: la mujer más longeva vive en Arequipa (VIDEO)

28 de Agosto del 2016 - 12:36 » Textos: Ibón Machaca » Fotos: Íbón Machaca

Andrea Gutiérrez Cahuana es una agricultora que parece vencer al tiempo. Tiene 120 años y goza de una salud que resulta envidiable para muchos.

Su longevidad, cuenta la propia Andrea, se lo debe a la buena alimentación que tuvo desde niña, allá en su Ayacucho.

“Yo como todo lo que es natural”, expresa en su lengua materna, el quechua.

Ante la pregunta de qué alimentos era los que ingería, ella responde: "Papaliza, habas, cebada, papa, maíz, quinua”.

La persona más longeva de Arequipa ya no recuerda su edad, pero según su Documento Nacional de Identidad, nació el 25 de mayo de 1896. Cuenta que su casa se quemó en Ayacucho y perdió todo lo que tenía.

Hoy, vive con su hijo Pedro Palacios Gutierrez (72) y su nuera Paula Acapana (74) en una casita hecha de sillar con piso de tierra, ubicada en el asentamiento humano Patasahua Alto Mz-T, lote 6, en el distrito de Tiabaya.

SANA. Los años aún no le han quitado las fuerzas. Puede caminar apoyada con un bastón de madera dentro de casa, cuenta su hijo Pedro, el tercero de los doce que tuvo Andrea con su difunto esposo, Jacinto Palacios. De todos ellos, solo tres están vivos.

“Hace cinco años que llegó a Arequipa. La trajimos porque estaba sola y no había quien la cuidara”, afirma Pedro al tiempo de indicar que tuvieron que dejar todas sus propiedades (chacras) para cumplir este propósito. Andrea duerme dentro un cuarto de madera que le construyó la municipalidad de Tiabaya. “Por las noches el frío penetra por las rendijas y debe abrigarse mucho para no sufrir luego de un resfrío”, comenta Pedro.

Aunque, “no se enferma”, asegura Paula, y lo dice no solo porque no ha caído en cama por algún mal, sino porque puede probar cualquier alimento y no le pasa “nada”. Ella cree que su salud de “roble” se debe a los alimentos que comía.

Después de cantar y conversar unos minutos, Andrea vuelve a su cama para descansar y almorzar tranquilamente.

Sin embargo, su hijo Pedro tiene una preocupación. El dinero que recibe él, su esposa y su madre como pensión por parte del Estado no le permiten comprar los víveres necesarios, pues parte de este monto se destina para el pago de los servicios de agua y luz. Espera que las autoridades puedan apoyarlo para mejorar las condiciones de vida de su familia.

Apoyo. La familia de Andrea requiere víveres. Los interesados pueden hacerlos llegar a la municipalidad.

300 adultos mayores fueron homenajeados el viernes por la comuna de Tiabaya.

Lo más leído