Temas

Arequipa: Miles de peregrinos a los pies de la Virgen de Chapi

Una devoción de hace 400 años

Arequipa: Miles de peregrinos a los pies de la Virgen de Chapi

Arequipa: Miles de peregrinos a los pies de la Virgen de Chapi

30 de Abril del 2017 - 11:39 » Textos: Mónica Cáceres » Fotos: Correo

En noviembre de 1655, un gran terremoto destruyó gran parte de Lima y el Callao. La devastación alcanzó a la cofradía de Pachamilla, donde toda edificación cayó, menos una pared donde estaba la imagen de un Cristo, así nació la tradición del Señor de los Milagros o Cristo de Pachacamilla.

Ese mismo año, hacia el sur, en Arequipa una gran devoción crecía, no a un Cristo, sino a la virgen, la Mamita de Chapi, en ese entonces la Candelaria.

Es en ese año cuando se hace la primera mención documental de la imagen (según archivos del Arzobispado), los escritos de 1709 hacen luego referencia la veneración de los Churajón , evangelizados por los Jesuitas, quienes le edificaron una iglesia que ochenta años después, tras la expulsión de los de la Orden de Jesús del Perú, paso a manos de los franciscanos. La capilla fue trasladad del punto inicial hacia unos 5 kilómetros de distancia y donde se levantó una capilla de barro, piedra y paja, pero unos años más tarde decidieron trasladarla hacia Sogay.

Es entonces cuando surge la historia que da origen al nombre de Chapi. El relato refiere que en cierto punto, la imagen se puso tan pesada que los cargadores no pudieron levantarla, que se oyó una voz que decía “Chaypi, chaypi” que significa “Aquí, aquí” , y es allí donde se quedó. Los lugareños le pusieron así el nombre de Nuestra Señora de Chapi.

El recinto sufrió un incendio y un terremoto en un lapso de unos 20 años y debió ser reconstruido un par de veces. Fue el 28 de abril de 1986 cuando un Decreto Arzobispal, lo declaró Santuario Arquidiocesano. El terremoto del 2001 lo dejó en ruinas y fue demolido, aún ahora se construye el nuevo Santuario, en Polobaya, a 60 kilómetros de la ciudad.


LEE TAMBIÉN: Arequipa: Precio del pasaje a Chapi se oferta a S/20 y S/25


LA IMAGEN. Se sabe que procede de Sevilla, España . Tanto la cabeza como el busto fueron tallados en madera. El tamaño de la imagen es de 1.30 metros de altura y el niño que lleva en brazos es de proporción menor a lo que correspondería en relación al tamaño de la virgen.

El registro del Arzobispado refiere que su rostro tiene ojos de color castaño oscuro, manos y rostro han sido empastados y encarnados “con un suave tono trigueño, lo que le da una belleza y naturalidad única y especial”.

El niño que lleva en brazos es llamado “Cimarrón” porque, según la creencia, suele hacer travesuras y escaparse hacia los cerros , puesto que han hallado en sus escarpines restos de tierra, paja u otros elementos.

Algo que llama también la atención es que la expresión de sus ojos puede cambiar, algunas veces expresan tristeza y otras alegría.

EL CULTO. Esta advocación no es solo venerada en el templo de Chapi. La iglesia de Chapi Chico, la de Charcani, el Templo de la Tercera Orden y Mollendo, son también lugares donde se concentra gran cantidad de fieles cada primero de mayo y en cada fecha religiosa importante, porque, como dice monseñor Javier Del Río Alba, “los arequipeños, y cada vez más peruanos de otras partes del país e incluso fieles del extranjero, daremos gracias a Dios por la protección y el cuidado que nos brinda a través de nuestra Mamita, y a través de ella le pediremos las gracias que necesitamos”.

Ángela Ballón es una mujer de 67 años, ella llega hasta el Santuario cada año desde que era una niña, cuando acudía al peregrinaje junto a sus padres.

“No dejo de hacerlo, es una necesidad en mí y he podido compartiría con mi familia, todos creemos en ella”, señala.

Durante los días del peregrinaje (30 de abril y 01 de mayo) las historias de los concurrentes son frecuentes. No se cansan de relatar lo que estiman les demostró el valor de su fe.

Lo más leído