Temas

Caylloma: soledad, dolor y frío conviven con afectados por sismo en el Colca

Baja temperatura y fuertes vientos dañan la salud de los pobladores a un mes del temblor de 5.2 grados que golpeó a 12 distritos del valle y dejó como saldo 4 fallecidos y por lo menos un millar de viviendas afectadas

15 de Septiembre del 2016 - 12:42 » Textos: Flor Muñoz » Fotos: Zintia Fernández

Hace 30 días (14 de agosto) la provincia de Caylloma fue azotada por un sismo de 5.2 grados que afectó a casi la totalidad de sus distritos. Sin duda, Ichupampa, Yanque y Achoma, son los que sufrieron mayores pérdidas personales y materiales. En total, cuatro muertos (uno por falta de atención médica oportuna y los otros tres aplastados por paredes), decenas de heridos y más de mil viviendas colapsadas

Al día siguiente, los gobiernos regional y nacional se movilizaron a la zona para evaluar los daños y damnificados, y enviar ayuda que se concretó gracias al apoyo de diferentes instituciones públicas y privadas, a diferentes campañas de solidaridad, los que lograron calmar el dolor, la ansiedad y el miedo por algunos días, pero hoy la cosa es diferente.

En estos tres distritos persiste el temor de que las pocas construcciones en pie, se desmoronen por los constantes movimientos telúricos. El último fue ayer a las 10 horas. Pero no es solo eso, los alimentos se están acabando y el descenso de la temperatura mínima hace que las carpas instaladas en los domicilios se conviertan en una trampa mortal para contraer enfermedades respiratorias, afectando principalmente a niños y ancianos.

OLLAS COMUNES. Ichupampa resultó con más del 90% de casas afectadas. La mayoría quedó inhabitable y la iglesia San Juan Bautista, destrozada. A un mes del sismo todavía se pueden apreciar las ollas comunes en las cuatro esquinas de la plaza principal.

Allí se alimenta con desayuno almuerzo y cena a más de 500 pobladores del lugar. En su menú no hay carne, ni pollo, solo pocas papas, verduras, mucho fideo y arroz que recibieron de las donaciones.

Alberto Librado es el almacenero del sector de Huaracán y contó a Correo que en el lugar comen al menos 150 personas. Agradecen el arroz, azúcar, aceite, avena, agua y galletas que les donaron, pero algunas veces el desayuno es una solitaria avena con leche porque pan no hay, o quizá un poco de atún.

“Los que pueden dan una cuota de un sol para comprar un poquito de carne o tripas y aumentar a nuestro almuerzo. No comemos carne, casi todos los alimentos son en base a queso, leche, fideo y arroz”, dijo.

En este lugar los dueños de las viviendas cercaron sus casas con viejas calaminas y acondicionaron sus patios para la instalación de carpas, las que por las noches son congeladoras y en el día por el sol se convierten en saunas.

Clara Inca dice que solo recibió dos frazadas y una carpa y de otras donaciones no conoce nada. Ella junto a su esposo, Lorenzo Arenas, inició la reconstrucción de su casa usando piedras y adobe para poder cercarla.

Mejor suerte llevó Timoteo Yucra a quien le donaron una casa prefabricada luego que el sismo lo dejó prácticamente en la calle y aplastara las máquinas de coser y bordar que usaba en su labor diaria.

En breve recorrido por estos distritos, Correo verificó que la mayoría de casas fue cercada con calaminas.

FESTEJO SIN BANDA. En Ichupampa aún persiste el dolor en los corazones de los pobladores de lo vivido el 14 de agosto. Ayer celebraron la fiesta del Señor de Huanca con una misa y la procesión por la plaza principal.

Esta vez no hubo banda ni festejo porque ellos consideran que no pueden hacer fiestas cuando existe tristeza de ver su pueblo destruido.

El vicario de Chivay, Carlos Velásquez, dijo que tienen mucha esperanza de que algún día se concrete la reconstrucción, solo necesitan el apoyo de las autoridades.

En Yanque, el sismo dejó dos personas fallecidas: nieta y abuela fueron prácticamente aplastadas por el adobe de la habitación donde dormían.

Ayer se recordaba un mes de su fallecimiento y los familiares acudieron a la iglesia de la Inmaculada para participar en la misa y luego trasladarse al cementerio.

Kelly Valdivia (8) y Dionicia Checca (79) son hija y madre de Virginia Mamani. El sismo les quitó a sus dos seres queridos así como la tranquilidad en su hogar. Ella sostiene que muy poca ayuda recibieron de las autoridades y hace dos semanas, prácticamente, nadie llega a su distrito para saber cómo la están pasando en sus carpas.

En este lugar se observa maquinaria pesada del Ministerio de Vivienda, pero no existen acciones concretas que ayuden a recuperar la confianza entre la población.

Modesta Inca es la cuidante del templo de Yanque y con mucha tristeza comenta que desde el sismo muy pocos turistas han llegado por lo que los ingresos bajaron mucho.

“Vivimos en carpas y a pesar que en Yanque no hay olla común, nosotros nos cocinamos en la intemperie porque nuestras casas están a punto de caerse. Pareciera que se olvidaron de nosotros, ya nadie nos visita”, dijo.

VIENTOS EN ACHOMA . En el distrito de Achoma falleció una anciana de 85 años, ella vivía sola y al momento del sismo no pudo salir de su casa y un pesado trozo de adobe la aplastó. Hoy su casa está cerrada y destruida. También se prepara olla común para las personas que se quedaron sin ningún utensilio, cama o frazada. En la plaza principal se observa cinco carpas que son usadas por algunos vecinos que no tienen patio adecuado para instalarlas en sus viviendas.

Por las mañanas y las tardes, fuertes vientos se registran y están originando que los males respiratorios afecten a los ancianos y niños.

Durante nuestro recorrido pudimos constatar que ninguna autoridad municipal estaba en sus distritos. Curiosamente, todos “habían viajado a Lima a realizar gestión”. Nadie pudo dar más información.

Los pobladores temen que los pocos recursos se acaben porque los canales de regadío están en mal estado y no hay forma de asegurar agua para los productos que sembraron, es decir que quizá el próximo año sea peor, porque a la falta de casas se sumará la falta de ingresos, debido a que no habrá nada que cosechar.

DATO.4  fallecidos dejó el sismo de 5.2 grados que sacudió el valle del Colca en Caylloma

CIFRA.1100 viviendas resultaron afectadas por el terremoto del 14 de agosto en el Colca

CIFRA.15 octubre vencería la emergencia que se declaró en 5 distritos de Caylloma, tras el sismo.

Lo más leído