Temas

Detienen a presunto médico falso que tenía tres requisitorias en Arequipa

Presentó un DNI falso y había limado las yemas de sus dedos para no ser identificado
Detienen a presunto médico falso que tenía tres requisitorias en Arequipa

Detienen a presunto médico falso que tenía tres requisitorias en Arequipa

01 de Junio del 2017 - 21:41 » Textos: Juan Guillermo Mamani » Fotos: Juan Guillermo Mamani

Le Duan Gómez Valdez (41) fue detenido hoy por los agentes del Departamento de Investigación Contra el Crimen Organizado (Depincco) de Arequipaacusado de ser un falso médico.

La intervención se hizo en el segundo piso del policlínico Vásquez, ubicado en la calle José Gómez N° 19 del distrito de José Luis Bustamante y Rivero, tras el seguimiento correspondiente por parte de los policías del Depincco, junto a los agentes de la Oficina de Inteligencia de la IX Región Policial (OFINT), quienes llegaron hasta el consultorio del presunto falso médico, quien atendía a dos señoras, al parecer, en estado de gestación.

Al momento de ser detenido, Gómez Valdez presentó un DNI falso con el nombre de Marco Antonio Valdez Rodríguez, inclusive para verificar su identidad tuvo que usar el sistema AFIS (huellas), pero el detenido tenía las yemas de los dedos limadas, lo que hizo casi imposible la verificación de sus datos.

IDENTIFICACIÓN. Sin embargo, un extracto de la huella de su dedo medio de la mano derecho fue suficiente para corroborar su identidad y comprobar que también tenía tres requisitorias por los delitos de falsedad genérica y ejercicio ilegal de la profesión.

Según la investigación policial, el detenido habría obtenido el falso titulo en Lima, el mismo que usó para colegiarse en Arequipa, pero finalmente fue separado tras verificar la procedencia de su grado.

También fue detenida María Coacalla Valencia (41), quien trabajaría con el detenido, como “jaladora” para atraer clientes. La Policía denominó a esta banda como “Los ilegales de la Medicina.

Te puede interesar: Arequipa: muerte de niño en un colegio despierta la desconfianza de los padres