Temas

En Mollebaya, 740 familias de ladrilleros viven con miedo a ser desalojados

Terrenos se convirtieron en urbanizaciones y Fiscalía los tiene en la mira

En Mollebaya, 740 familias de ladrilleros viven con miedo a ser desalojados

En Mollebaya, 740 familias de ladrilleros viven con miedo a ser desalojados

31 de Julio del 2017 - 11:06 » Textos: Gina Hañari » Fotos: Archivo

Son 740 familias dedicadas a la fabricación de ladrillos, en el distrito de Mollebaya, que viven atemorizadas ante la orden de desalojo emitida por la Fiscalía de Prevención del Delito. Esto forma del pedido del Instituto Municipal de Planeamiento (Impla), entidad que, desde el 2011, les notificó el cese de actividades, porque los terrenos se convertirían en zona urbanizable.

Rosa Mendoza Huaja, regidora de la comuna, señaló que las familias se asentaron en el sector, límite con Socabaya, hace más de 30 años. “La creación de nuevos asentamientos humanos causó que el área de trabajo de los ladrilleros sea cambiado, perjudicándolos”, manifestó.

SITUACIÓN. Tanto el Impla como la Fiscalía del Medio Ambiente son los que exhortan a los trabajadores a dejar sus puestos de trabajo. “La primera razón es que estos terrenos son para vivienda y la segunda es porque la contaminación afecta a los pobladores de los nuevos asentamientos humanos que están a nuestro alrededor”, agregó Mendoza.

En la actualidad, son cerca de 148 empresas, de las 208 que hay en la provincia, ubicadas en el distrito y cada una de ellas opera en un área de 100 metros cuadrados (m2), en donde habitan entre 4 y 6 familias, las cuales han construido varias viviendas alrededor de la zona.

Cabe señalar, que los ladrilleros instalados en la zona, viven de esta actividad con la que sostienen a sus familias. Según un estudio realizado por el Programa Municipal, Aire Limpio, del Ministerio de Producción, el ingreso promedio de cada familia es de 1,000 soles.

“En los últimos años, se ha visto una baja en las ventas, debido al incremento de la competencia”, aseveró la concejal.

Actividades. Los padres se dedican a la preparación de la mezcla, mientras que los demás realizan los moldeados y armados de los ladrillos.