Temas

Juan Carlos Eguren: El gobierno de Pedro Pablo Kuczynski es muy débil

Exparlamentario considera que la actual gestión no tiene manejo político y la de Humala fue la peor de la historia peruana

Juan Carlos Eguren: El gobierno de Pedro Pablo Kuczynski es muy débil

Juan Carlos Eguren: El gobierno de Pedro Pablo Kuczynski es muy débil

13 de Junio del 2017 - 11:40 » Textos: Nelly Hancco

El excongresista Juan Carlos Eguren criticó duramente la gestión del expresidente Ollanta Humala y calificó de débil el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski.

¿Cuál es la magnitud del perjuicio en la resolución del contrato del Estado con Kuntur Wasi? Aeropuerto Chinchero ha evidenciado un déficit de manejo político por parte del gobierno y no han podido manejar, ni administrar la crisis que generó y finalmente terminó de la peor forma. Es decir, anulando el contrato vamos a tener una dilación muy larga para poder licitar nuevamente. En segundo lugar, se va a tener que pagar los daños y perjuicios, probablemente lucro cesante y los gastos en los cuales haya incurrido el consorcio. Ha generado una crisis diría yo, insalvable entre el poder Ejecutivo y la Contraloría General. Y finalmente terminó con la renuncia del Ministro de Transportes y en su calidad de vicepresidente también muy golpeado. Entonces es un pésimo balance. Además, sumando la percepción de la opinión pública que el contrato tenía anomalías y generaba sospechas, creo que no le quedaba otra vía al gobierno que, tomar esta decisión y es preferible tomarla de manera consensuada con el consorcio, que de manera unilateral...

¿Cuánto cree que demorará la nueva licitación? Se retomará en no antes de cuatro meses y para la concesión ya sea para la construcción u operación dudo que sea antes de un año.

Este contrato se hizo en la gestión anterior, ¿qué responsabilidad recae en Ollanta Humala? Yo diría que la principal responsabilidad está en Ollanta Humala al haber firmado un mal contrato con evidentes perjuicios al Estado peruano, y la responsabilidad que le compete a este Gobierno, básicamente, está en el manejo político.

¿Por qué cree usted que recién se terminó el contrato y no antes, cuando empezaron los indicios? A eso me refiero con manejo político, este gobierno tiene como característica tener un componente muy marcado de tecnócratas a cargo de la gestión y una carencia, déficit de políticos en el liderazgo de las carteras y en el gobierno, lo cual está generando dificultades. Para hacer referencia al doctor Bedoya Reyes, él siempre señaló que quienes deben gobernar son los políticos y a los técnicos se les contrata y ese consejo creo que debería escucharlo el presidente de la República.

Considerando los casos de investigación y el costo que va a pagar el Estado por la resolución de contratos, ¿cómo califica la gestión de Ollanta Humala? Hemos tenido, reiterada y sistemáticamente durante los cinco años de gobierno, 5 años perdidos, ha sido un pésimo quinquenio, ha sido una pésima gestión, hemos perdido muchísimas oportunidades, se ha perdido mucho tiempo, se ha profundizado la corrupción y las consecuencias las ha heredado Pedro Pablo Kuczynski. Entonces, prácticamente no hay proyectos que hayan generado beneficio al país, se cayó el aeropuerto Chinchero, se cayó el gasoducto del sur, está paralizado la línea dos del Metro de Lima, se ha demorado una eternidad el arranque de Majes Siguas II, no dejaron nada, la necesidad de la represa en valle de Tambo; tampoco impulsaron inversiones en minería, tampoco tenemos en petrolera, es un desastre lo que han dejado. Si a todo eso le sumamos la corrupción, en la historia quedará claramente registrado que ha sido uno de los peores gobiernos de nuestra historia.

¿Cree que la gestión de Kuczynski está totalmente debilitada? No diría totalmente, pero sí es un gobierno débil, sin respaldo popular, sin bases partidarias sólidas, muy débil a nivel parlamentario, débil de liderazgo y operadores políticos, no están en una circunstancia óptima.

Se supone que una de las funciones exclusivas de la Contraloría es contrarrestar la corrupción, ¿cómo se analiza esta investigación contra el titular Edgar Alarcón? La corrupción es una pandemia nacional, que es transversal a todos los niveles de gobierno, sin excluir a las instituciones mismas y a los poderes del Estado, tampoco se puede diferenciar de la corrupción a los privados de los funcionarios públicos. Esto en relación con las empresas brasileras y sus socias nacionales, entonces es un tema muy grave y se requiere fortalecer todo el sistema nacional de control que lo lidera la Contraloría, pero si no hay un trabajo articulado con el Órgano de Control Interno, Poder Judicial, Ministerio Público, con la Unidad de Inteligencia Financiera y con el compromiso del Congreso, va a ser muy difícil mostrar resultados tangibles. Sin embargo, no veo, no percibo materias de corrupción en el manejo del gobierno, ni tampoco en el caso del aeropuerto Chinchero, no considero ni que el ministro de Transportes, ni su equipo hayan podido incurrir en temas de corrupción, lo que sí debió evitarse, en su momento, es que en estos temas de negociación, no debieron haber participado personas muy cercanas ni vinculadas al gobierno; no precisamente por corrupción, sino porque no siempre hay que serlo, sino parecerlo y la participación de Cecilia Blume, que es una persona tan cercana a PPK y por otro lado la señora Zavala, hermana del Premier, generaron muchas suspicacias.

¿Cómo califica la gestión de los congresistas por Arequipa. No me gustaría pronunciarme por varias razones. La primera es que no conozco a profundidad el trabajo que realizan y la segunda, porque habiendo sido congresista, probablemente no sea suficientemente objetivo. Lo que sí me parece o me da la sensación es que no hay la suficiente unidad de los seis parlamentarios y no estoy seguro si están manejando una agenda o un plan de trabajo concertado. La unión hace la fuerza y Arequipa debe tener una bancada muy cohesionada, donde se deje los intereses personales.

Hace poco salió un audio del congresista Sergio Dávila. Yo creo que no hay que satanizar, hay que ver en qué contexto se dieron, pero lo que necesita el Estado es capital del más alto nivel y eso se logra de forma meritocrática y se ve en las personas, vía concurso público, en base a experiencia y formación. Los miembros de partidos políticos no los convierte en indeseables, apestados o inelegibles.

Lo más leído