Temas

Madres, niños y voluntarios unidos por el inglés (VIDEO)

Conozca la historia donde madres e hijos asisten a clases de lunes a viernes para aprender el idioma extranjero.

Madres, niños y voluntarios unidos por el inglés (VIDEO)

Madres, niños y voluntarios unidos por el inglés (VIDEO)

10 de Octubre del 2016 - 12:57 » Textos: Nelly Hancco » Fotos: Nelly Hancco

El aprendizaje del inglés es necesario para el desarrollo personal y en Arequipa los menores ya se preparan desde los 3 años.

Muchas Organizaciones No Gubernamentales (ONG) son un gran soporte para la sociedad y este es el caso de HOOP (Helping Overcome Obstacles Perú) que en español significa “Ayudar a superar los obstáculos Perú”.

HOOP es una organización dedicada a la enseñanza del inglés a menores de edad en el Cono Norte-Arequipa y las madres de estos menores.

Es difícil creer que los pequeños que tienen una jornada educativa tradicional durante las mañanas, acudan también de lunes a viernes, y con entusiasmo, a las clases por las tardes para aprender el idioma extranjero.

Más que un grupo de alumnos, madres y voluntarios de diferentes países, es una familia con varios padres y hermanos mayores, donde todos sonríen, bromean, cantan, juegan y comparten experiencias.

SISTEMA. El director de HOOP, Teobaldo Suárez Chávez, narró que la institución nació hace 4 años, cuando unos canadienses llegaron a Arequipa y notaron la necesidad de desarrollo. Hoy, gracias a un convenio con la I.E. Parroquial Santísima Trinidad , ubicada en la urbanización Nazareno en el distrito de Cerro Colorado, HOOP usa las aulas del plantel para enseñar el idioma a aproximadamente 80 estudiantes en 6 grupos.

La jornada es de lunes a viernes es de 15:00 a 16:00 horas. Mientras los niños aprenden este idioma que es vital para la formación profesional, a la par, las madres de familia siguen talleres que les permite manejar sus emociones e integrarse a la comunidad, además de también aprender el inglés

Las mujeres también reciben charlas desde cómo entablar una mejor relación con sus hijos hasta problemas de salud, educación, economía, etc.

Celestina Condori es una de ellas y aprovecha la ayuda de HOOP. Ya puede saludar y despedirse en inglés, además de pronunciar algunas palabras. Dejó de ser la madre aislada en su domicilio, dedicada al cuidado de sus 3 hijos para involucrarse en su comunidad.

Nos ayuda bastante, nuestros hijos tienen un espacio para aprender y divertirse, disfrutamos de paseos, charlas… Nosotros recibimos apoyo psicológico para afrontar los problemas familiares y legales, no nos sentimos solas”, dijo mientras recibía su ficha para participar en una actividad.

EXPERIENCIAS. Los más pequeños que aprenden el inglés son los menores de 3 años. La voluntaria Laura Toal permanece 2 meses en la institución y su paciencia, así como el amor a los niños la ha llevado a dejar Irlanda del Norte para quedarse en Arequipa. Mientas hace los juegos para que los niños conozcan el nombre de los animales y algunos objetos en inglés, además de conciliar con la intranquilidad de Galeo y Abdul que no se sientan en la mesa para armar una casa, explica que en su salón tiene la libertad para aplicar estrategias de enseñanza. “Aprenden como jugando”, dice.

Los niños son niños y tienen sus comportamientos marcados, pero a diferencia de los menores de mi país, aquí tienen la actitud abierta para aprender”, agregó.

Jhon y Michael tienen 7 años. Ambos salieron del otro salón con sus mejores sonrisas porque aprendieron a hacer un pato de papel. “Aquí pintamos, aprendemos jugando…”, comenta Michael.

Rashad Majali es otro voluntario que llegó a HOOP al encontrar lo que buscaba. “Quiero ver el desarrollo de los chicos, tengo una relación con ellos, tanto que estoy pensando en extender mi estadía”, señaló. Considera que los niños se encuentran motivados porque disfrutan de las clases al no recibir la clásica enseñanza en la pizarra.

Ebaldo Quinper es el voluntario peruano más antiguo. Es ingeniero Industrial y en 2 años de trabajo ha experimentado lo gratificante que es enseñar sin recibir nada a cambio, más que las gracias .

Siento que vuelvo a ser niño, uno se relaja y cada día se aprende de ellos, además de otras culturas, religiones, costumbres con los demás voluntarios”, manifestó.

Considera que para el aprendizaje de los escolares, es necesario la motivación, “cada uno tiene su forma de aprender”, indicó.

OPINIONES.

  • Las madres hemos aprendido a desenvolvernos a tener proyecciones y nuestros hijos aprenden”, manifestó Yeni Benavides
  • La ayuda psicológica y los talleres son muy importantes. Los niños se divierten y son felices”, dijo Hilda Huañahui Pobladora.

Lo más leído