Temas

“Peperas” al acecho que dejan un promedio de 30 víctimas a la semana

Bustamante y Rivero, Paucarpata y Cercado de Arequipa son las zonas de ataque
“Peperas” al acecho que dejan un promedio de 30 víctimas a la semana

“Peperas” al acecho que dejan un promedio de 30 víctimas a la semana

24 de Mayo del 2017 - 09:58 » Textos: Zintia Fernández » Fotos: Correo

Serenos del distrito de José Luis Bustamante y Rivero, en una semana, prestan auxilio a un promedio de 30 víctimas de las “peperas; sin embargo, solo tres se animan a denunciar el hecho en Arequipa.

En efecto, solo en abril, en la comisaría de Bustamante y Rivero se recibieron tres denuncias sobre un posible ataque de “peperas” bajo la modalidad de robo agravado. Las víctimas inclusive señalan que no recuerdan lo que sucedió, lo que hace aún más difícil el trabajo de los policías.

Sobre lo mismo, la sección de robos del Departamento de Investigación Criminal (Depincri), tiene cinco casos; uno en marzo, tres en abril y uno en mayo. Estos fueron reportados en sectores cercanos a la Gran Vía en el Cercado, en Mariscal Castilla, en Apima de Paucarpata y cerca de la Universidad Católica Santa María.

La Policía especializada concluyó que poco o nada se puede hacer, pues las víctimas sienten vergüenza de denunciar el hecho, dejando que estas organizaciones delincuenciales sigan su accionar en discotecas, bares y hasta locales nocturnos de dudosa procedencia.

MODALIDAD. La policía explica la forma en que operan estas mujeres. Primero, los lugares son siempre de diversión. La o las “peperas” estudian detenidamente a su víctima y eligen a aquellos varones que andan solos o con un amigo.

Inician la conversación, generan confianza y en un descuido, emborrachan a su víctima o la adormecen usando algún ansiolítico.

El doctor César Falim trabaja alrededor de 20 años en el nosocomio regional Honorio Delgado y explica que cuando llegan personas intoxicadas se encarga de vigilar la función vital de sus pacientes.

“Lo importante es que respire, a veces solo han bebido una barbaridad”, comenta.

Explicó además que los intoxicados con alguna sustancia extraña, por lo general fueron dopados con Diazepam, Clonazepam o Fenobarbital, las cuales tienen propiedades sedantes e hipnóticas y son las favoritas de las “peperas”. Estos medicamentos deben venderse bajo receta médica, señala el doctor.

Sin embargo, con el contrabando de medicamentos pueden obtenerlo fácilmente. Quien lo consume puede recuperarse entre 6 y 8 horas, dependiendo del metabolismo de la víctima. Una buena cantidad puede afectar a la persona que tiene otras enfermedades, como hipertensión, por ejemplo.

Una vez “pepeada” la víctima, los delincuentes se encargan de llevarla a un vehículo en donde le quitan todas sus pertenencias, entre relojes, billeteras, celulares, ropa, zapatos y dinero en efectivo.

Algunas con mayor suerte logran vaciar las cuentas bancarias de sus víctimas.

Uno de los casos que se encuentra en el Depincri, fue exactamente de un varón quien dijo que le quitaron 13 mil soles de su tarjeta de débito, y que recién denunció el hecho cuando fue a revisar su cuenta de ahorros.

“¿Quién se va a atrever a decir que ha estado ‘gileando’ con un chica y terminó botado? Nadie”, musita un efectivo policial mientras observa a cinco personas postradas en camillas en el área de Emergencias del Hospital Honorio Delgado a las 9 y 40 de la mañana.

A LA CÁRCEL. Carmen Puma Mamani, presunta ”pepera”, afronta nueve meses de prisión preventiva por los delitos de robo y homicidio. Su caso está en investigación.

Las cámaras de videovigilancia la muestran junto a la víctima cuando salían de un local, ubicado en la calle Dolores el 10 de octubre de 2016.

Horas después, el cuerpo del ingeniero Víctor Atahua Huamán apareció sin vida detrás del campo ferial de Cerro Juli. La necropsia arrojó la presencia de alcohol y benzodiacepina (medicamento que se usa para dormir).

“Yo le prometí en su tumba que no descansaría hasta encontrar justicia”, fueron las palabras de la viuda en la reconstrucción de los hechos. Un caso que acabó en muerte, como otros tantos que se hacen frecuentes en diferentes sectores de la ciudad de Arequipa.

¿Qué hacer después?

El personal de Policía Nacional recomienda como primer paso bloquear todas sus tarjetas y denunciar el hecho de manera inmediata.

También es necesario ponerle un dispositivo GPS a su móvil y sobre todo no asistir a esos lugares, aunque son los jóvenes quienes tienen mayor incidencia.