Temas

Peregrinos recorrieron 40 km. para ser bendecidos por la Virgen de Chapi (FOTOS)

Carlos Farromeque cada año camina descalzo en agradecimiento al milagro que le concedió

02 de Mayo del 2017 - 12:52 » Textos: Brenda Flores-Castro » Fotos: Zintia Fernández

“A tus pies señora, cansado llegué, cercado de angustias y de penas mil. Hay dulce María de mi corazón, tú eres la esperanza de mi salvación”, este es el canto que unió las voces de más de 230 mil peregrinos quienes acudieron al Santuario de Polobaya para las festividades de la Virgen de Chapi, que iniciaron el 29 de abril y culminaron el 1 de mayo.

Una larga caminata de cinco horas a más de 40 kilómetros desde Siete Toldos hasta el templo es la que realizaron con mucha devoción miles de fieles, desde niños hasta ancianos. A pesar de los caminos estrechos, piedras y arena que dificultaban aun más su recorrido, esto no los detuvo hasta llegar al recinto religioso.

En una mano, las personas cargaban imágenes de la Mamita de Chapi y en la otra una piedra, símbolo de penitencia por los pecados cometidos, la cual soltaban al llegar hasta al sector conocido como Tres Cruces, a solo dos horas desde el mencionado punto de partida.

Aún quedaba mucho por recorrer, pero ni la fatiga ni el cansancio fueron un impedimento.

TESTIMONIO. Muchos se embarcan hasta el santuario en un vehículo, mientras otros prefieren caminar descalzos hasta el lugar, una costumbre que representa la penitencia, pero que ya muy pocos la practican, uno de ellos es Carlos Farromeque de 37 años.

Él nació en Huarmey, Áncash y en el 2000 tomó la decisión de viajar al distrito de Atico, provincia de Caravelí para trabajar como pescador. Cuenta que en el 2004 sus amigos le comentaron sobre Chapi, así que en un momento desesperación por un problema familiar, enrumbó hasta los pies de María. “Recuerdo que lloré y le recé y el milagro que le pedí se cumplió y desde ese momento le prometí que regresaría cada 30 de abril”, manifestó convencido de su fe.

Este es el segundo año que anda descalzo.

Al llegar al Santuario de Polobaya se pudo ver a multitudes quienes se congregaron con el único deseo de ver a la Virgen de Chapi. “Ya estoy aquí y cumplí”, expresó Carlos por fin, luego de tantas horas. Ese reconfortable rostro angelical y maternal le da la bienvenida. Para él ni las heridas y ampollas que quedaron en sus pies importan, cuando su amor y fervor es aún más grande. Año a año siempre pide por la salud de sus hijos Carlos y Camila, que le dé trabajo y fuerzas para retornar nuevamente.

MISAS. En la advocación se celebraron 13 eucaristías, cuatro bautizos y a la medianoche del 1 de mayo, decenas se reunieron para apreciar el espectáculo de los fuegos artificiales.

A partir de las 10:00 horas de ayer se llevó a cabo la misa central a cargo del vicario general del Arzobispado de Arequipa, monseñor Javier Cárdenas, quien en la homilía pidió a los asistentes que “pongamos nuestra confianza a los pies de María, ella intercederá para cumplir nuestro pedido, porque a su hijo Jesús todo lo que pide se lo concede”. En la celebración se contó con la presencia de la gobernadora regional Yamila Osorio, la congresista Alejandra Aramayo, entre otras autoridades civiles y policiales.

DISTINCIÓN Y PROCESIÓN. Al término de la eucaristía se procedió a condecorar con la medalla del Congreso de la República a la Mamita de Chapi, el cual la reconoce con el grado de gran oficial.

Luego, la ceremonia concluyó con la procesión, su rostro de tez blanca, vestido dorado con cintas color rojo, un velo y su corona representaban la majestad de tan imponente imagen que en su andar muchos de los fieles rezaban, tiraban pétalos de rosa y levantaban sus rosarios, cuadros con el fin de recibir su bendición.

“Es una emoción tan grande verla, solo le pido que le dé mucha salud y paz a mí y a mi familia, solo eso”, señala entre lágrimas Nora Zuloeta, devota desde hace 14 años.

Pero este amor hacia la Virgen no solo proviene del pueblo arequipeño, sino también de personas de Ica, Tacna, Moquegua, Lima, entro otras regiones, quienes viajan kilómetros solo para participar en esta festividad. 

Es es el caso de Ana María López, proveniente de Nazca quien ayer llegó con toda su familia. “Le pido por la salud de mi madre y de mis hijos. Esta es una fe que la mantengo desde hace 10 años y desde esa fecha siempre vengo a Arequipa”, precisó, mientras sostenía en sus brazos a una pequeña imagen de la Mamita.

CONSTRUCCIÓN. El rector del Santuario de Nuestra Señora de Chapi, Zacarías Kumaramangalan, hizo un llamado al Gobierno Regional y en especial a Yamila Osorio, para que apoye la culminación de la obra del santuario que desde el 2006 ha tenido varios obstáculos para concretarse. Ante ello, la gobernadora anunció que el Gobierno central ha transferido 9 millones de soles para que este templo pronto sea una realidad.

El sacerdote dio a conocer que los trabajos tienen un avance del 65%, ya que aún falta colocar la cúpula y realizar algunos acabados. Se espera que para el próximo 30 de abril sea inaugurada.

13 misas se desarrollaron los días 30 de abril y 1 de mayo en el Santuario de Polobaya.

 9 millones de soles transfirió el Gobierno para culminar la obra del Santuario de Chapi.

1655 año en que por primera vez aparece el nombre de Chapi en un documento histórico.

Emergencias. En festividades como estas es cuando se suelen suscitar emergencias médicas. 120 voluntarios de la Cruz Roja atendieron a 2 mil personas por dolores de cabeza, estomacales y musculares. Seis de ellos tuvieron que ser trasladados hasta el Hospital Honorio Delgado por fracturas y dos por resultar heridos en un accidente automovilístico.