Temas

Arequipa: Qali Warma retira el almuerzo escolar a estudiantes con anemia

Justin Bieber Álvarez es uno de los alumnos que vive en zona de extrema pobreza

03 de Septiembre del 2017 - 10:59 » Textos: Mónica Cuti » Fotos: Mónica Cuti

La Institución Educativa N° 40348 del anexo de Soporo en el distrito de Andagua (Castilla), solo tiene ocho estudiantes de primaria. Uno de primer grado, dos en el segundo, dos en tercero y tres en el cuarto grado. Todos comparten un docente y un aula. Cinco de ellos también tienen otro factor en común: anemia.

A pesar de este evidente problema, este año les retiraron el almuerzo escolar que les corresponde por ser zona rural de extrema pobreza.

NECESIDAD. Merbi Quispe Carpio, es docente en el centro educativo hace 25 años, nos muestra un stand vacío donde se guardaban las legumbres y atunes que les proporcionaba Qali Warma, hasta el año 2016. “Este año no tenemos almuerzos, los niños son de bajos recursos, aun así, nos lo quitaron, nos dijeron que es porque al parecer esta zona ya no está considerada como zona pobre, pero los niños tienen que trabajar para ayudar a sus padres”, señaló a Correo.

Justin Bieber Álvarez Huamaní de 6 años tiene el dedo pulgar fracturado. “Estaba cortando leña para ayudar a mis papás”, cuenta. Él usa ojotas y tiene los pómulos rojos por el frío.

La zona es de extrema pobreza, los niños se ven forzados a trabajar en labores agrícolas para ayudar a sus padres. Como Justin, sus compañeros también ayudan en tareas del campo.

La docente indica que los productos que Qali Warma les otorga para los desayunos son por 20 días y de la preparación se encargan los padres de familia. En la zona, la alimentación es a base de carbohidratos lo que sería una de las causas de la anemia.

Brayan Laura Humaní (11) es uno de los alumnos más brillantes de la institución, aunque según la docente el material que el Ministerio de Educación les envía no es óptimo para el aprendizaje.

“No se asemeja a la realidad de los niños, nos habla de la costa, pero no de la sierra que es donde ellos viven. Me dicen que quieren conocer a los pelícanos y es triste decirles que no podemos”. El patio del centro educativo tiene infraestructura de metal oxidada y una cancha deportiva deteriorada. De lejos solo parece un terreno con cerco de ladrillos.

Para ir al anexo de Soporo, la docente camina a diario dos horas desde la capital del distrito de Andagua.

RECUPERAN. Merbi Quispe participó de la paralización docente pero retornó al centro educativo para continuar por sus estudiantes.