Temas

Se necesita seguro agrario para hacer realidad la inversión minera

Ingeniero Rómulo Mucho presenta su libro Perú, país agrominero.
Se necesita seguro agrario para hacer realidad la inversión minera

Se necesita seguro agrario para hacer realidad la inversión minera

08 de Mayo del 2017 - 13:27 » Textos: Nery Alemán » Fotos: Correo

Seis meses consultando diversas fuentes y toda una vida como testigo del desarrollo de proyectos mineros junto a valles e irrigaciones, están reflejados en el libro Perú, país agrominero, del ingeniero Rómulo Mucho Mamani, documento que fue presentado hoy en el Paraninfo de la Universidad Nacional de San Agustín (UNSA).

¿Cómo espera que contribuya este documento a esclarecer discusiones entre promineros y antimineros? En mucho porque todo está sustentado en cifras oficiales e investigaciones hechas durante años con el afán de encontrar la sinergia entre minería y agro entendido como agricultura y ganadería. De hecho, la conclusión determinante es que no existe ni un solo caso en el Perú que documente el decir de algunos en el sentido de que la minería mate el agro.

"Ya se sabe que la información de los antimineros está equivocada, no conocen la realidad”.

¿Está absolutamente seguro de esa afirmación última? Sin duda. Hasta antes de la década de los 80 la realidad era distinta, pero hoy con la normativa para garantizar la disposición adecuada de relaves y otras fuentes residuales de la minería, es imposible tener como efecto la destrucción de valles.

¿Cuál considera es el caso emblemático en el Perú? El río Rímac, porque en su naciente se ubican varias minas que datan desde antes de la colonia, son minas relativamente grandes, de socavón, polimetálicas. Sin embargo, ambos márgenes del río son verdes, la agricultura no ha muerto como se supone que debería ser si fuera cierto lo que sostienen los opositores.

¿En todo caso, la minería ha contribuido al desarrollo del agro? No es un hecho directo, pero una inversión jala otra inversión, aunque también está el aporte de las empresas mineras al impulso de la producción agrícola y ganadera en las zonas de influencia, eso nadie lo puede negar. El efecto directo ha sido el crecimiento de la agroexportación, estamos en camino de alcanzar los 15 mil millones de dólares en un plazo no mayor de cinco años, una cifra jamás registrada.

¿Qué fuentes ha consultado? Todas, incluyendo las investigaciones en el agro, las mismas agencias agrarias, soy un fiel convencido de que el agro es muy importante en el desarrollo del país y además que la minería bien hecha no tiene por qué afectar, en lo absoluto, al agro, por el contrario, se fortalecen para alcanzar un mismo objetivo.

En sus consultas ¿habló con los antimineros para conocer sus razones de oposición? No, no, no. Porque su información ya se conoce y está equivocada, como en el caso de Tía María. No voy a consultarles porque estoy rotundamente convencido de que ellos no tienen la verdad, yo soy un hombre de campo, a mi nadie me puede engañar, no podrían convencerme de lo que creen.

A propósito ¿cuál es su propuesta de solución en este proyecto? No solo para el caso de Tía María, sino para todas las inversiones de esta línea yo propongo lo que he llamado el Seguro Agrario, este consiste en un fondo equivalente en forma proporcional al nivel de producción agropecuaria, dinero que debe ser aportado por los inversionistas y que debe quedar como fideicomiso en manos del Banco Agropecuario para que, llegado el momento si es que no producen daños por acción de la actividad minera, estos puedan ser resarcidos de forma inmediata.

¿Una especie de garantía? Claro, un seguro exclusivo para el caso de daños por efecto de la minería. Así estarán tranquilos los agricultores y también la mina trabajará con mucha mayor responsabilidad, no se romperá el equilibrio y, por el contrario, trabajarán de manera armónica. Esta idea no solo es para Tía María, es para todas las inversiones.

¿Qué otro ejemplo de convivencia entre minería y agro puede citar? Sin ir muy lejos, el valle de Copiapó en la región Atacama de Chile, el desierto más seco del mundo, en donde no se desperdicia ni una sola gota de agua, nada se va al mar. Allí el valle coexiste con la mina Candelaria que está en la cabecera, desde allá Chile exporta uvas al mundo.

Perfil: Rómulo Mucho Mamani, ingeniero de minas. Es empresario, docente e investigador en minería. Exministro de Minas, emprendedor de proyectos, nació en el distrito de Juli en Puno.