Temas

Trabajadora denuncia irregularidades en Escuela Taller de Arequipa

Pide a regidores realizar una auditoria financiera y realizar un inventario

Trabajadora denuncia irregularidades en Escuela Taller de Arequipa

Trabajadora denuncia irregularidades en Escuela Taller de Arequipa

08 de Mayo del 2017 - 10:53 » Textos: Nelly Hancco

La asistenta de Logística de la Escuela Taller de Arequipa, Karla Bedregal Rodríguez, a través de un documento que envió a los regidores de la Municipalidad Provincial de Arequipa, denunció los supuestos malos manejos que existen en la institución donde labora.

De acuerdo al documento, en los últimos 4 años de su trabajo, la apartaron de al menos el 70% de sus funciones, con el fin de mantenerla al “margen de los malos manejos que realizan en las adquisiciones de los proveedores con quienes trabajan para comprar cemento, ladrillos, fierros, semillas, entre otros materiales”.

Además, la trabajadora pide que se realice una auditoría financiera, contable y un inventario para compararlos con los documentos y materiales que habían en el almacén hasta el año 2012.

AUDITORIA. Para no asumir pasivos, Bedregal Rodríguez, señala que deslinda responsabilidades, “prácticamente se me ha hecho a un lado, impidiéndome cumplir con mis deberes que hacía desde setiembre del 2012...”. Sin embargo, de acuerdo con los documentos, este pedido de auditoría data de hace varios años, pero no fue atendido.

En el informe N°077-2014-ETAQP, el entonces director de la escuela, Luis Alberto Fernández, comunicó al exgerente de Centro Histórico, Francisco Ampuero, sobre la solicitud de la auditoría, tras tomar conocimiento que las órdenes de ingreso, salida y de entrega de los materiales (compras, ventas, personal) del año 2012 estaban incompletos y que habían sido borrados de la memoria de la computadora.

Este mismo problema se detectó con las órdenes de ingreso y salida del año 2013.

En otro informe, N° 028-2014/KJBR, la trabajadora da a conocer a Luis Fernández, “no se me ha permitido entrar a mi almacén general todo el año 2014, no conozco a los proveedores, no se me permite hacer compras, no se ha hecho ninguna orden de ingreso...”.

La profesional responsabiliza de dichas irregularidades a Fiorela Cano, quien pasó a ser directora de la escuela.

SILENCIO. Correo buscó la versión de la funcionaria e indicó que le “encantaría responder a la acusación, pero el arquitecto Dibán (Víctor) es el único autorizado, si mi jefe me autoriza podría declararte, pero si lo hago ahora, estaría incumpliendo...”, se disculpó, pese a nuestra insistencia, considerando que la acusación de Karla Bedregal es de forma directa.

Al respecto, el gerente del Centro Histórico, Víctor Dibán, manifestó que no se pronunciará hasta tener el informe que solicitó a la directora de la escuela. Ante la insistencia, refirió que la denuncia enviada a los regidores no tiene pruebas.

También indicó que de forma anual se hace la rendición de cuentas a la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), institución que aporta económicamente para el desarrollo del programa, aunque dijo no recordar montos.

Por otro lado, el asesor de la comuna provincial y ex gerente municipal, Ricardo Chávez, dijo desconocer sobre esta última denuncia y de los anteriores pedidos de auditoría.

“No creo que haya irregularidades porque el programa es financiado por la Cooperación Española y ellos son estrictos”, refirió.

APOYO. Chávez agregó que la AECID financia la formación académica de los 60 jóvenes con aproximadamente 221 mil soles anuales, aunque resaltó que este año se gasta solo los saldos financieros de años anteriores, porque la Cooperación Española dejará de aportar a partir del 2018.

Es necesario precisar que la Escuela Taller tiene 5 carreras técnicas: Herrería y Forja, Carpintería, Albañilería, Cantería y Jardinería, cuya formación académica (materiales, movilidad de los 60 estudiantes, pago de personal) es cubierta por la AECID.

En esta institución estudian jóvenes con bajos recursos económicos, porque el objetivo fue formar jóvenes en labores que permitan cuidar, mantener y proteger el Patrimonio Cultural de la Humanidad, como las casonas que requieren un tratamiento especial para mantener su arquitectura.

Lo más leído