Temas

Zona sur espera terremoto de más de 7 grados por silencio sísmico por 102 años

En Arequipa se registran alrededor de 2 a 3 sismos al día, pero son desapercibidos por ser menores a 2 grados

Zona sur espera terremoto de más de 7 grados por silencio sísmico por 102 años

Zona sur espera terremoto de más de 7 grados por silencio sísmico por 102 años

19 de Julio del 2017 - 09:59 » Textos: Mónica Cuti

Los movimientos telúricos no son predecibles, pero la escasez de estos en zonas que son altamente sísmicas, hace que los especialistas den por hecho que un sismo fuerte se presentará pronto.

Por ello, el sismológo del Instituto Geofísico de la UNSA, Víctor Aguilar, señaló que para que se descargue la energía acumulada que hay en la zona de Atico y parte de la costa de Arequipa se necesitaría un remezón de 7 grados en la escala de Richter, ya que la zona de Atico en Caravelí tiene un silencio telúrico de 102 años.

MOVIMIENTO. El movimiento registrado el lunes, de 6.3 grados en la escala de Richter en ese sector, según Aguilar, no descargó mucha energía que está acumulada.

“Es necesario que haya uno de 7 o más para que se diga que ya no ocurrirá uno similar en un buen tiempo”, explicó.

Otro de los lugares donde ocurriría un evento similar sería Ilo (Moquegua), lugar donde no hay movimientos sísmicos desde 1538.

Asimismo, señaló que el sismo ocurrido en Arequipa el 2001, permitió que no haya peligro de que se registre uno de igual magnitud en la provincia.

ESTUDIO. Según un estudio científico de base del Instituto Geofísico del Perú (IGP) para que se descargue por completo la energía acumulada en la provincia de Caravelí, se necesitan alrededor de 32 sismos de grados (7.7) o 900 a mil de seis grados.

Aguilar aseveró que este movimiento no afecta placas tectónicas ubicadas en provincias como Caylloma.

“Estas son distintas, no afectan en lo absoluto, los daños que se presenciaron en Caylloma fue por las construcciones de abobe de las viviendas”, dijo.

Agregó que en la provincia de Arequipa los sectores más vulnerables, en caso de temblores, serían el Cono Norte y otros pueblos jóvenes en zonas de riesgo.