Temas

Alcalde de Huanta fue sentenciado por difamación

Poder Judicial le impone dos años de pena privativa de la libertad suspendida y al pago de una reparación civil de S/.10 mi soles

Alcalde de Huanta fue sentenciado por difamación

Alcalde de Huanta fue sentenciado por difamación

06 de Marzo del 2017 - 09:22 » Textos: Verenisse Peña » Fotos: Verenisse Peña

La Corte Superior de Justicia de Ayacucho, halló como responsable al alcalde de Huanta , Percy Bermudo Valladares por delito contra el honor, en la modalidad de difamación agravada por medio de prensa, en agravio de Pompeyo Reynaldo Sánchez Tapia, Juan Carlos Cerda Méndez y Delfín Alberto Rodríguez Cáceres, respectivamente.

Los hechos se remontan a la época en la que la autoridad edil se desempeñaba como locutor en un medio de comunicación en el año 2012. Siendo conductor del programa periodístico “La Hora del Cafecito”, donde según el fundamento judicial propaló una información sin previa investigación de las fuentes fidedignas, de manera burlona, sarcástica, enfática y sin medir la consecuencia que generaría consigo su lectura, con imprecisiones ajenos a la realidad, dañando el honor y la buena reputación de los querellantes miembros de la Policía Nacional - Comisario y Capitán pertenecientes a la Comisaría de Huanta.

Por esa razón la juez Irene Velázquez Velázquez en mención impuso la pena de dos años de pena suspendida contra los difamadores, periodo en el cual los sentenciados, deberá seguir las reglas de conducta como comparecer personal y obligatoriamente al Juzgado cada treinta días, con la finalidad de justificar sus actividades y controlarse en el Libro correspondiente.

Asimismo, a no cometer otro delito doloso similar o de distinta naturaleza. Finalmente a abonar la suma de S/.10,000.00 por concepto de reparación civil en un plazo máximo de un Mes.

La autoridad edil fue sentenciada a lado del entonces gerente general de la emisora radial “Kametza”, por haber permitido una lectura de una “supuesta carta abierta” en su programa radial, trasmitido el 28 de octubre del 2012.

Aunque intentamos comunicarnos con la autoridad edil, fue imposible establecer una comunicación. Lo cierto es que esta sería la segunda sentencia por difamación que la CSJA impone.