Temas

Familiares rememoraron hechos tras entrega de restos de víctimas de la violencia sociopolítica

58 familias recibieron los cuerpos de padres, hijos, hermanos, espaosas y madres.

Familiares rememoraron hechos tras entrega de restos de víctimas de la violencia sociopolítica

Familiares rememoraron hechos tras entrega de restos de víctimas de la violencia sociopolítica

11 de Noviembre del 2016 - 18:00 » Textos: Verenisse Peña » Fotos: Verenisse Peña

Luego de años de buscar la verdad tras la muerte de sus familiares. Cincuenta y ocho familias se reencontraron con sus familiares desaparecidos y asesinados por fuerzas de Sendero Luminoso, el ejército y la guardia civil.

“Los peruanos que están aquí, son peruanos que nos faltaban a todos, todos hemos pasado este periodo con mucho dolor, junto a la viceministra de justicia queremos ratificar nuestro compromiso de no sólo encontrar los cuerpos sino también de hallar justicia”, refirió la ministra de Justicia Marisol Pérez Tello.

Aún no cierran sus heridas. Entre las 58 familias que recibieron los cuerpos de sus seres queridos, encontramos a Guillermina Curo que a la edad de cinco años perdió a su padre Mariano Curo a manos de Sendero Luminoso.

Al morir, la noche que incursionaron la agrupación terrorista en Uchuraccay, Guillermina sólo recuerda que terminaron huyendo con su mamá y sus tres hermanitas dejando atrás sus chacras y ganados.

Tras este episodio ella y sus hermanitas no pudieron estudiar. Su madre aún no puede hablar sobre lo que pasó sin llorar.

Sobreviviente. Saturnina Ramírez perdió a su esposo hace 31 años, víctimas de la agrupación terrorista. Como si volviera a vivir los terribles momentos, Saturnina cuenta que al promediar la 6:00 de la tarde de un 15 de abril de 1985, un grupo de senderistas vestidos con ropa militar convocaron a los dirigentes al local comunal.

Como si presagiara algo malo, Miguel Morales Gavilán mandó que su esposa e hijos se escondieran en el monte.

Ya en el monte, Jhony Morales Ramirez (35), hijo de Miguel, quien en ese entonces tenía 9 años, cuenta que escuchó un ráfaga de disparos. 

A la mañana siguiente, regreso al pueblo y su padre yacia muerto con tres disparos. Recuerdo que por temor hueron hacia el Vraem.

Lo más leído