Temas

Tras seis días de agonía muere joven que fue baleado por asaltantes

Delincuentes le robaron su moto lineal. Ahora sus seres queridos claman justicia a las autoridades

Tras seis días de agonía muere joven que fue baleado por asaltantes

Tras seis días de agonía muere joven que fue baleado por asaltantes

17 de Noviembre del 2016 - 09:49 » Textos: Miguel Nuñez » Fotos: Miguel Nuñez

Javier Urquizo Quispe de 26 años murió en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), luego de una penosa agonía de seis días, debido a los dos impactos de bala a la altura del abdomen que terminaron agravando su salud.

Como se recuerda, el joven era una de las tres víctimas del sanguinario actuar de los delincuentes que le robaron su moto lineal y a la vez su herramienta de trabajo en el distrito de San Juan Bautista, el pasado jueves en horas de la noche.

“Los médicos nos informaron que los dos impactos de bala que recibió rozaron una parte del corazón y perforaron los pulmones, por ello, permanecía en la sala de UCI del Hospital Regional de Ayacucho”, informó el hermano de Javier Urquizo.

Madre viuda. Asimismo, mencionó que era muy hábil y trabajaba incansablemente para mantener a su madre que quedó viuda en la época de la violencia política y cubrir los gastos que demandaba los estudios universitarios.

Se supo que la víctima que murió a consecuencia del incremento de la inseguridad en la ciudad Ayacucho, era estudiante de la escuela de Antropología Social en la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga (Unsch).

“Mi hijo me quería mucho, no es justo que le hayan hecho esto, no merecía morir de esta forma. Ahora quién se va a hacer cargo de mi. Yo ya soy una anciana y no puedo valerme por mi propia cuenta, por eso exijo justicia a las autoridades”, señaló entre lágrimas la madre del estudiante.

También se supo que la moto lineal con la que prestaba servicio de taxi era producto de un préstamo que realizó hace un par de años atrás.

“Pido a las autoridades policiales prestar mayor interés a este caso y que no pase desapercibido, porque ahora percibimos que no le están brindando la importancia respectiva”, resaltó el hermano.

Entre las últimas palabras que pudo balbucear el fallecido fue suplicar a sus hermanos cuidar de su madre.Finalmente, su cuerpo fue trasladado a la morgue del Ministerio Público para la necropsia de ley.

UNIVERSITARIO. El desafortunado estudiaba en la serie 300 de la escuela Antropología en la Universidad San Cristóbal.

Lo más leído