Temas

Áncash: La crisis de la agricultura por la escasez del agua

Hombres del campo cuestionan que pese a la baja del caudal del río Santa, no se supervise la toma de agua que viene realizando el proyecto liberteño Chavimochic, lo cual limita mucho más el recurso que reciben en sus campos

Áncash: La crisis de la agricultura por la escasez del agua

Áncash: La crisis de la agricultura por la escasez del agua

24 de Noviembre del 2016 - 09:49 » Textos: Miguel Ríos » Fotos: Correo

En las últimas semanas se ha registrado en diversas regiones del país una serie de incendios forestales, los mismos que han afectado a miles de hectáreas de cobertura vegetal y cultivos agrícolas. En Áncash se han reportado casos en las provincias de Pallasca (Llapo, Tauca y Cabana) y del Santa (Macate).

Aunque las causas no han sido esclarecidas totalmente por las autoridades, se considera que en la mayoría de casos los siniestros fueron provocados por los pobladores, quienes creen que de esta manera atraerán la lluvia, y así ponerle fin a la sequía que poco a poco va acabando con sus cultivos.

Sin embargo, como es previsible, el estiaje no solo afecta a los agricultores de la sierra, sus efectos también se vienen sintiendo en la costa. Según los hombre de campo, la crisis resulta mayor, debido a que gran parte de agua del río Santa es captada por el proyecto liberteño Chavimochic. Además, consideran que es necesario que se ejecute en la brevedad la construcción de un reservorio de gran capacidad a fin de menguar los efectos de la sequía en próximas temporadas.

AFECTADOS. El operador hidráulico de la Comisión de Usuarios de Cascajal Derecho, Segundo Chávez Chauca, expresó que en su sector desde septiembre último se comenzó a sentir los efectos de la baja cantidad de agua.

“Muchos usuarios que riegan cada seis o siete días se ven perjudicados por que sus cultivos se empiezan a marchitar, empiezan a perder fuerza, eso se da por este tiempo que estamos viviendo de escasez”, indicó.

Precisó que en Cascajal Derecho existen 268 usuarios, quienes en su mayoría tienen plantaciones de maíz, caña de azúcar, espárrago y arroz.

Segundo Chávez mencionó que pese al bajo caudal que presenta actualmente el río santa (de donde extraen el agua para sus cultivos), existe un problema debido a que el proyecto liberteño Chavimochic se estaría llevando el 70 % del liquido elemento.

“El problema es que Chavimochic en el río (Santa) hace la toma de agua primero que La Huaca y La Víbora, y eso hace que se vea afectado el canal Chimbote (que sirve para abastecer a Cascajal Izquierdo)”, señaló.

Aseguró que nuestra provincia apenas estaría captando unos 40 metros cúbicos de agua que son distribuidos entre todos los regantes de esta jurisdicción.

“Según el último reporte, son 170 cubos que hay en el río Santa, pero solo unos 35 a 40 cubos recibimos nosotros para distribuirlos entre el canal Chimbote, Junta Santa y Junta Irchim”, recalcó.

Por último, sostuvo que se espera que en diciembre haya un incremento del caudal del río, como ocurrió el año pasado, a fin de que ya no exista un mayor perjuicio.

NO HAY CONTROL. Por su parte, el expresidente de la Comisión de Regantes de Nepeña, Alberto Naveda Ángeles, también apuntó que la crisis por falta de agua que se vive en su sector también se ha vuelto más álgida debido a que no se controla la captación del recurso hídrico que viene realizando Chavimochic en el río Santa.

“El tema de siempre es que Chinecas no ejerce su función de operador de infraestructura mayor (...) No tiene un control de mediciones de la toma de riego de Cóndor Cerro, vale decir Chavimochic, porque hay un reglamento de que cuando hay estiaje (el proyecto liberteño) toma el 30% y el 70% toma la parte baja. Como no hay control, Chavimichic hace lo que quiere”, declaró.

Naveda agregó que otro problema de control se da en la bocatoma de La Huaca, que capta el agua que será distribuida en todos los valles de nuestra provincia.

“En La Huaca no hay una participación de Chinecas, por lo tanto ese poco de agua que baja, ¿cómo se distribuye? No lo sabemos”, cuestionó, y agregó que la misma falta de control se da a lo largo del canal que transporta el agua hasta la parte baja.

El hombre de campo señaló que por estas razones la cantidad de agua que llega a Nepeña es menor y termina afectando doblemente sus cultivos.

Detalló que en Nepeña cuenta con unas mil 300 hectáreas de cultivo de la cuales un 50% están destinadas a la caña de azúcar.

“Nosotros recibimos un promedio de dos metros cúbicos de agua, pero necesitamos tres metros cúbicos las 24 horas del día. Solo llega un promedio de dos metros cúbicos de las 11 de la mañana a las cinco de la tarde. Estamos muertos ya”, expresó Alberto Naveda.

RESERVORIO. Por su parte, el gerente técnico de la Junta de Usuarios del Santa, José Morales Ramírez, también sostuvo que han tenido problemas por la escasez de agua sobretodo en la parte baja. No obstante, señaló que confían que pronto empiecen las lluvias en la zona sierra a fin de que el caudal del río Santa sea mayor.

“Ha habido un problema con la escasez de agua especialmente que ha afectado a la parte baja, pero estos últimos días hubo un poco de aumento del caudal. Creemos que esto va a pasar pronto cuando empiecen las lluvias en la sierra”, indicó.

No obstante, Morales acotó que es necesario que se construya el reservorio en la zona de La Huaca con la finalidad de poder almacenar agua y así contrarrestar las consecuencias de la baja del caudal en los próximos años.

“Hay un problema a futuro que debemos tener en cuenta pues cada año el problema de la falta de agua se va a hacer mayor. Por eso es necesario que como lo viene haciendo Chavimochic con la construcción de Palo Redondo, aquí se construya un reservorio en La Huaca para poder abastecernos de agua cuando haya escasez”, expresó Morales.

En tal sentido, mencionó que de una vez se debe reestructurar el cuestionado proyecto SISA, que le costó una fuerte inversión al Gobierno Regional de Áncash y ha sido duramente cuestionado por los hombres del campo, a fin de que la mencionada obra se pueda ejecutar lo más pronto posible.

Finalmente, José Morales Ramírez informó que en el valle del Santa existen unas ocho mil hectáreas destinadas al cultivo de diversos productos y que son atendidas por dos mil 800 usuarios. Añadió que todos ellos se verían perjudicados si es que en un futuro próximo se torna más álgido el problema de la escasez de agua debido a que no se tomo la precaución de construir un reservorio que permita mantener los cultivo hasta que la situación mejore. 

Lo más leído