Temas

Áncash: Miembros del Ejército luchan para tratar de controlar el incendio forestal en Macate

Van once días de siniestro que ya ha consumido unas 800 hectáreas de áreas verdes en este distrito

Áncash: Miembros del Ejército luchan para tratar de controlar el incendio forestal en Macate

Áncash: Miembros del Ejército luchan para tratar de controlar el incendio forestal en Macate

24 de Noviembre del 2016 - 18:09 » Textos: Redacción » Fotos: Correo

Ya son por lo menos 800 hectáreas de pastizales y arbustos los que han sido devorados por las llamas de fuego en el distrito de Macate, en la provincia del Santa, en la región Áncash

El incendio forestal que se registra en este distrito cumplió once días sin que pueda ser sofocado del todo.

EN LUCHA. Un total de 37 efectivos del Ejército Peruano arribaron hasta este lugar provenientes de Huaraz.

Aunque hasta las 11:00 de la mañana el siniestro ya había sido controlado, pasado el mediodía el fuerte viento que empezó a correr en la zona hizo que el fuego se avivara una vez más.

La alcaldesa de Macate, Erika Pérez Ruíz, informó que el fuego se reavivó en el cerro Pumahuaín, extinguiéndose por el momento la posibilidad de que el siniestro alcance al pueblo, tal y como se temía en un momento.

“Hemos conseguido alejar el fuego cerca del pueblo, pero ahora estamos en el cerro de Pumahuaín, hacia donde se está extendiendo una vez más. El problema es que entre el mediodía y las dos de la tarde, hay un fuerte viento en esta zona”, señaló la autoridad municipal.

Explicó que además del viento, otro factor que ha jugado en contra es la escacez del agua. Refirió que los reclutas, con apoyo de algunos pobladores, han tenido que traer agua en puquios y además emplearon tierra húmeda.

“No hay agua por la sequía que se viene experimentando en la zona y esto dificulta las labores”, mencionó Pérez Ruíz.

ANIMALES MUERTOS. La alcaldesa indicó que hasta el momento no ha sido posible cuantificar las cabezas de ganado que han sido pérdidas por los agricultores.

Sin embargo, conforme se iba apagando el fuego, los militares encontraban cadáveres calcinados de vicuñas, zorros y otras especies silvestres cuya hábitat es esa zona y que no pudieron escapar de las lengua de fuego.

Hasta el cierre de esta nota, el siniestro aún no podía ser controlado.

Lo más leído