Temas

Las bandas criminales que hasta hoy han caído en el norte

En lo que va del año, en Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad y Chimbote se han detenido a decenas de hombres y mujeres que son acusados de integrar organizaciones dedicadas a la extorsión, sicariato, robo agravado y tráfico de drogas
Las bandas criminales que hasta hoy han caído en el norte

Las bandas criminales que hasta hoy han caído en el norte

29 de Agosto del 2017 - 10:49 » Textos: Redacción » Fotos: Correo

Aunque creyeron que continuarían delinquiendo con total impunidad, su accionar delictivo ya tenían los días contados.

El trabajo conjunto entre la Policía Nacional y Ministerio Público ha logrado que diversas organizaciones criminales que operan en el norte del país sean desarticuladas y puestas a disposición de las autoridades para que respondan por los crímenes, extorsiones, asaltos y otros delitos por los que se les acusa.

LA LIBERTAD. El primer fruto del trabajo coordinado en esta región entre la Policía Nacional y Ministerio Público del año fue contra la organización criminal “Los Cobras de La Esperanza”, donde se capturó a 11 de sus integrantes.

Entre los detenidos figuraba un integrante del Ejército, quien fue intervenido cuando descansaba en las instalaciones del cuartel. De igual manera, se retuvo a una menor de 17 años de edad.

Se supo que esta banda recaudaba S/ 120,000 al mes por el cobro de cupos a través de una empresa de seguridad “Servicio de Seguridad Los Cobras” (registrada en Sunat) que usaban como fachada.

El siguiente megaoperativo no tuvo los resultados esperados, pues solo se capturó a 4 de los 16 objetivos que se tenían previsto. Se trata de “La Nueva Jauría de Nuevo Florencia”.

Tras el fallido golpe, el siguiente megaoperativo se manejó con suma cautela y la madrugada del 6 de mayo la Policía capturó a 12 integrantes de “Los Malditos de Chicago II”.

Con la experiencia de haber puesto tras las rejas a su cabecilla y lugarteniente, se conoció que los demás integrantes modificaron su terminología para no alertar a las autoridades sobre sus negocios.

Al siguiente mes se produjo la detención de 18 supuestos integrantes de “Los Malditos de Moche”, “Los Cagaleches de Virú” y “Los Malditos del Triunfo”.

El último golpe contra el hampa fue a la organización criminal “Los Ángeles Negros”. Aquí se logró la detención de 21 personas, entre los que figuran dos policías, un secretario judicial y dos abogados.

La particularidad de esta gavilla es que una jovencita de solo 22 años de edad era la mujer fuerte dentro del grupo de criminales. Se trata de Mauricia Pilar Huamantanga Longa (22), alias “Lulú” o “Pilar”, quien coordinaba con los cabecillas recluidos en prisión.

TUMBES. En lo que va del año, la Policía y la Fiscalía Especializada en Crimen Organizado ha desarticulado la peligrosa red criminal autodenominada “Los Chivitos de Campo Amor”, la cual sembraba el terror en la provincia de Zarumilla, donde operaban en delitos de sicariato, robo agravado, extorsión, tenencia de armas, entre otros.

El Juzgado de Investigación Preparatoria de Zarumilla ordenó que 15 presuntos integrantes de “Los Chivitos de Campo Amor”, y cinco policías en actividad, sean investigados por el delito de asociación ilícita para delinquir.

En tanto, meses después, la Policía capturó a dos miembros más de la banda, quienes se encontraban requistoriados por sicariato y robo.

Vale destacar que, desde su encarcelamiento, el índice de asesinatos por encargo en la provincia fronteriza de Zarumilla ha disminuido.

Según un informe policial, de enero a julio de 2017 se han capturado a integrantes de 99 organizaciones dedicadas a todo tipo de delitos.

Destacan “Los Negros Pepa”, dedicados al tráfico de terrenos y microcomercialización de drogas en el centro poblado Andrés Araujo en Tumbes. De esta banda, seis de sus miembros fueron enviados al penal de Pizarro.

Otra de las bandas reducidas son “Los Malditos de Las Vacas”, quienes operan en asalto y robo a mano armada. “Los Injertos de Tumbes”, “Los Chavos de Acapulco” y “Los Uñeros de Gato” se dedican a mismo ilícito.

Esta gavilla llevaba operando más de dos décadas y tenía como víctimas a los transportistas y empresarios de construcción, a quienes les exigían el pago de cupos para no atentar contra su familia.

Piura. Mientras que en la región Piura, hasta julio del presente año se han desarticulado 280 bandas relacionadas con la delincuencia común.

La intervención de estas bandas criminales permitió la captura de 2,754 delincuentes dedicadas al robo al paso, a domicilios, a locales comerciales, y a la modalidad de “marca”, entre otros.

Un intervención importante fue la detención a 22 personas que, según la Fiscalía, serían miembros de la organización “Los Tramitadores de Piura”, presuntamente dedicada a la expedición irregular de licencias de conducir.

Cabe indicar que el último miércoles la Sala de Apelaciones decidió que siguieran en proceso en libertad tras determinar que no se trata de una banda organizada.

El tráfico de drogas es uno de los delitos más reincidentes en esta región. El pasado 3 de julio, los agentes del Depotad (Departamento de Acciones Tácticas Antidrogas) intervinieron un contenedor en Paita donde se acondicionaban de 474 kilogramos de clorhidrato de cocaína dentro de 1,234 conos de hilo que tenían como destino Costa de Marfil (África).

Dos ciudadanos ecuatorianos y cinco peruanos fueron detenidos para establecer la procedencia y destino de la droga, así como su propietario.

El 9 de julio se intervino una camioneta que aparentemente trasladaba chatarra; sin embargo, descubrieron que entre el cargamento escondían 21 sacos con 508 “ladrillos” de alcaloide de cocaína.

La mercadería venía de Ecuador, al parecer con destino a Paita, y cuatro personas fueron detenidas.

El 15 de julio, la Policía volvió al puerto de Paita para desenterrar 126 kilogramos de clorhidrato de cocaína que estaban acondicionados en paquetes tipo ladrillo.

LAMBAYEQUE. En lo que va del año, una de las principales bandas criminales desarticuladas en Lambayeque son “Los Cogoteros de Chiclayo” o “Los Taxistas”.

El pasado 9 de marzo fueron capturados 20 presuntos miembros de esta red, quienes tendrían una estrecha relación con “Los Sicarios del Norte”, otra organización delictiva que cayó en 2016.

“Los Cogoteros” se habrían dedicado a cometer asaltos, robos y secuestros al paso a sus víctimas para apropiarse de sus pertenencias. Su especialidad sería el asalto mediante la modalidad “pasajero a bordo”, para lo cual utilizaban el nombre de empresas de taxi como fachada.

La otra gran banda que cayó este año lleva por nombre “Los Charlys de Fanny Abanto”, de la cual la Policía logró capturar a 20 de sus presuntos integrantes.

A ellos se les investiga por más de 30 hechos delictivos relacionados al robo, hurto agravado, marcaje y reglaje, extorsión a 7 empresas de taxi, intento de secuestro, tráfico ilícito de drogas.

Un caso más reciente es el de “Los injertos de Zanja Honda”, aparente red criminal que fue desarticulada el pasado 24 de agosto, mediante un megaoperativo en el que se detuvo a 10 de sus implicados, entre ellos los cabecillas.

Según la Policía, esta red criminal estaría dedicada, desde el 2012, a cometer usurpación agravada, asalto y robo agravado, tanto en Chiclayo como en la provincia cajamarquina de Jaén.

ÁNCASH. En Chimbote, resalta el caso de una megabanda capturada en lo que va del año. Se trata de “Los Secos de Chimbote”, detenidos el 24 de mayo último en un megaoperativo denominado “Maremoto”.

En total cayeron 19 personas, entre los que figuraban un expolicía y seis mujeres; asimismo se conoció que tres reclusos del penal de Cambio Puente serían los cabecillas de esta organización.

Según el Ministerio Público, la banda está conformada en su mayoría por las denominadas “peperas” y falsos taxistas que trabajaban en conjunto para asaltar a clientes de locales nocturnos.

A ellos previamente los captaban y dopaban para luego trasladarlos a lugares descampados, donde los despojaban de sus pertenencias y también vaciaban el dinero de sus tarjetas bancarias.

La Fiscalía los investiga por los delitos de secuestro al paso, robo agravado, asociación ilícita para delinquir y lavado de activos. Según la Policía, en el 2011 esta banda participó en el homicidio de Filoter Carbajal Gerónico, quien no sobrevivió a la ingesta de somníferos.