Temas

Universidad Nacional Micaela Bastidas de Apurímac en su peor momento

​Para ministro de Educación Jaime Saavedra y titular de la Sunedu no pasa nada en casa superior

Universidad Nacional Micaela Bastidas de Apurímac en su peor momento

Universidad Nacional Micaela Bastidas de Apurímac en su peor momento

12 de Octubre del 2016 - 08:40 » Textos: Correo Cusco » Fotos: Correo Cusco

Se cocina el fraude. Las recientes afirmaciones del ministro de Educación, Jaime Saavedra, durante su presentación ante la Comisión de Educación del Congreso, sumado al silencio cómplice de Lorena Masías como titular de la Sunedu, buscan minimizar el conflicto interno existente en la Universidad Nacional Micaela Bastidas de Apurímac (Unamba), haciéndoles creer a la representación parlamentaria que todo “marcha de maravilla” en esta casa superior de estudios.

Y no es así. Más allá de los problemas de carácter judicial que hoy se ventilan en la Corte Superior de Justicia de Apurímac (se estima que existen algo más de medio centenar de procesos judiciales derivados de la medida cautelar innovativa que otorgó la administración temporal a la comisión reorganizadora presidida por Israel Hernández García), se suma las enormes preocupaciones de naturaleza técnica y académica sobre las “elecciones universales” convocadas por un comité electoral además de irrito, manda al tacho los requisitos exigidos en la propia ley.

Esta “elección” para elegir a las autoridades universitarias devendría en ilegal porque, además, la adecuación de la Unamba en el marco de la nueva Ley N° 30220, encuentra a esta universidad en una situación distinta a la que atravesaban otras entidades superiores del país, una comparación forzada que fue diseñada desde la Sunedu y por el excongresista posibilista Daniel Mora Zevallos, cuestionado por su injerencia política.

Para los docentes que no se alinearon a la maniobra de la Sunedu –además de un importante sector de estudiantes que inicialmente apoyaban a los entonces “usurpadores” han preferido marcar distancias de sus otroras aliados- las observaciones en torno a este cuestionable acto se sustentan por una serie de hechos que fueron puestos en evidencia los últimos días.

El Comité Electoral Universitario, Transitorio y Autónomo (Ceuta) elegido hace unos días, vulnera el artículo. 72 de la Ley N° 30220 toda vez que en su primer párrafo expresa lo siguiente: “…es elegido por la Asamblea Universitaria cada vez que ocurre un proceso electoral con una anticipación no menor de seis meses previo a dicho proceso…”.

Lo cierto este comité estuvo incompleto al renunciar los docentes Manuel Ibarra Cabrera y Nelson Meza Peña (falta el número mínimo de profesores principales), debido que con Resolución N° 054-2015-CU-CRT-UNAMBA, del 24 de agosto 2015, se dejó sin efecto todo acto administrativo que provocó la conformación ilegal del Ceuta, cuyo representante fue Mauro Huayapa Huaynacho, de acuerdo al análisis de la carpeta fiscal Nro. 1406014501-2015-534-0.

A la fecha, y después de haber pasado por varias manos, la presidencia de este Ceuta ha recaído en la docente Hilda Huayhua Mamani, quien es decana interina de la Facultad de Ciencias Sociales, convirtiéndose en “juez y parte” del proceso que se quiere montar, además de no reunir la antigüedad necesaria para asumir este tipo de responsabilidad.

Por su parte, el Sindicato de Docentes de la Unamba, además de haber planteado su abierto rechazo contra el rector impuesto por la Sunedu, Leonardo Adolfo Prado Cárdenas, ha expresado su preocupación por las artimañas que se están entretejiendo en este proceso, porque hasta el momento

el estatuto interno que norma el funcionamiento del Ceuta, es completamente desconocido por la comunidad universitaria y cuyas 70 observaciones no han sido resueltas a la fecha.

Es decir, se pretende convocar a un acto electoral sin tener las reglas de juegos previamente establecidas.

Finalmente, contra toda acción legal, el actual rector encargado mediante sendas resoluciones ha permitido el retorno de 10 profesores (dos ellos son principales) que fueron destituidos por su ingreso irregular a la docencia.

Esta maniobra se consuma a sabiendas que no se cuenta con los profesores principales necesarios para conformar las listas en los distintos órganos de gobierno y a pesar que en la nueva ley universitaria –que tanto reclaman respetar- precisa con claridad “el sistema electoral es de lista completa”. Una vez más se vuelven a zurrar en la ley.

Al parecer, el ministro Saavedra además de no querer ver la cuestión de fondo de la Unamba, los lentes que usa no le sirven para adentrarse en esta problemática que requiere de una intervención inmediata pero distinta al formato que desde la Sunedu se pretende imponer.

La crisis va por dentro en esta universidad que recientemente cumplió 16 años de creación y que aún no logra encontrar el camino para alcanzar su verdadera institucionalidad.

Lo más leído