Temas

Pareja de profesores es confundida con ”pishtacos” en Yauli

Habían ido a lavar un carro al río. Autoridades exhortan a que tengan cuidado con este tipo de acciones, que ponen en peligro a las personas.

Pareja de profesores es confundida con ”pishtacos” en Yauli

Pareja de profesores es confundida con ”pishtacos” en Yauli

12 de Octubre del 2016 - 08:35 » Textos: Redacción | Correo » Fotos: Referencial

La histeria colectiva se torna peligrosa. Nuevamente, sujetos inescrupulosos y alarmistas agreden a una pareja de docentes, acusándolos de ser traficantes de órganos o “pishtacos” en la vía Huancavelica - Yauli.

Las víctimas de iniciales M.L.T.Q (45) y E.C.R (50), varón y mujer, respectivamente, aún presa del pánico, contaron a la Policía que habían bajado al río a lavar su vehículo, pero fueron retenidos por el grupo de individuos que los sindicaron de estar buscando víctimas para sacarles los órganos.

CON MACHETES. “Llegaron unos cuatro con todo tipo de objetos contundentes, como piedras, palos y hasta con machetes”, señalaron, luego de ser puestos a buen recaudo.

Fue el hermano de la fémina quien pidió auxilio a un patrullero del Escuadrón de Emergencia de la Policía Nacional, pues logró comunicarse por teléfono y pedir ayuda. Empero, antes de que los agentes policiales lleguen a la zona, los sujetos huyeron.

INVESTIGACIONES. ¿Quién difunde estos rumores?, ¿qué provecho buscan sacar?, son las preguntas que las autoridades tratan de descifrar. Una de las hipótesis que manejan es que se trataría de delincuentes comunes, que buscan sembrar zozobra y sacar provecho de ello.

En ese sentido, exhortaron nuevamente a que se tomen estas cosas con mucha cautela, pues, aparte de ser un hecho ‘folklórico’, no existe la posibilidad de que se dé el tráfico de órganos, debido a que se requiere de alta tecnología y procedimientos médicos complejos, cosa que un “pishtaco” no podría hacerlo.

Solo conservar “vivos” los órganos por escasas horas, requiere de un avanzado sistema térmico.

DENUNCIA. Pese al terror que les tocó vivir, los docentes desestimaron interponer una denuncia contra sus atacantes.

Lo más leído