Temas

Huancayo: 36 casas caídas y alrededor de 100 afectadas por lluvias (VIDEO)

Familias terminan ‘nadando’ en sus propios hogares y en medio de agua que llegó hasta los 60 centímetros de altura, muchos lo han perdido todo y ruegan por colchones, comida y un lugar donde dormir

21 de Febrero del 2017 - 09:50 » Textos: Herson Alcántara » Fotos: Ángel Ramón

Una verdadera emergencia se vive en diversos puntos del distrito de Chilca en la provincia de Huancayo. Desde la noche del domingo, una intensa lluvia, que se prolongó por más de cinco horas, ha dejado en su paso desgracia pura. Decenas de familias se han visto afectadas por el desborde de cuatro afluentes entre ríos y riachuelos, canales de riego y pequeños conductos de agua. Inicialmente las calles lucían como lagunas, pero en minutos ingresaron hasta las viviendas hasta una altura de 60 centímetros. “Esta lloviendo desde las seis de la tarde. La pared y la casa se van a caer, necesitamos cunetas para el Psje. 16 de junio y maquinaria pesada. Ayuda”, gritaba el primo de Jaime Calderón mientras con un balde sacaba el agua que estaba en su casa. Eran más de treinta familias afectadas en la zona y a las 20.30 horas, una maquinaria de la municipalidad llegó para limpiar la vía que estaba como laguna. Mientras en este sector sacaban el agua con baldes, en el barrio La Unión, Jr. Amazonas y Ancalá y jirones Manco Cápac, y Ancash la situación no era diferente. El río Llocllachoca y Chilca terminaron desbordándose e inundando las casas en más de diez cuadras, arrastrando basura, animales, ollas, prendas de vestir, mesas y otras pertenencias de los pobladores.

RESCATE. Policías del 105 y bomberos tuvieron que rescatar a una anciana que había quedado atrapada en el segundo piso de su casa del Jr. Manco Cápac N°224, por fortuna solo terminó con algunas lesiones. A pocos metros de dicha casa, la habitación de Eladia Huaroto (55) quedó como un pozo. Ella que trabaja en el mercado vendiendo verduras, contó que por la tarde dejó su casa con candando y al volver la encontró cubierta con agua por encima de los 60 centímetros. Los libros, prendas, y libros de la hija de Eladia flotaban. “Al abrir la puerta, todo se ha llevado el agua. He quedado con mis botas y la ropa que estoy puesta”, llora y cuenta Eladia.

LAGUNA. La mañana de ayer, con la luz del día, el panorama mostraba toda la furia de la naturaleza. La losa deportiva en la intersección de la Av. Jacinto Ibarra y el Jr. La Unión estaba convertida en una laguna con miles de desechos sólidos flotando. “No tenemos desfogue para las canaletas. Los vecinos irresponsables botan el desmonte al río sin hacer caso las recomendaciones y esto obstruye el paso del río”, refirió un vecino de la zona. En tanto, José Pino lloraba al ver como quedó su hogar. “Vivíamos con mi mamá, pero todo ha quedado en nada”, contó mientras sacaba los artefactos llenos de lodo, su casa desplomada y hasta sus dos lechones ahogados.

Una cuadra más hacia el puente, en el Jr. Amazonas N° 1550, la casa de Lourdes Gavilán (67) se había desplomado parcialmente y no había otra opción que desocuparla. En segundos, una maquinaria tuvo de tumbarla. Lourdes cuenta que vivía ahí desde hace 45 años junto a sus hijas. “Ahora no tengo nada, estoy en la calle”, decía Lourdes contemplando los escombros de su hogar. Asimismo, su hija cuenta como sobrevivió. “Estábamos adentro pensando que solo las calles se inundaban, de pronto el agua empezó a entrar y estaba con mi bebé (1 año). Queríamos rescatar las cosas de mi mamá pero no se pudo, hasta las gallinas se ahogaron. Pensé que me iba a morir hasta que pude abrir la puerta”, narra Hilda Yunca (49) mientras sus vecinos ayudan a retirar lo que quedó de su casa.

PÉRDIDAS. A pocos metros también estaba la nieta de Maxima Ospino quien contó que el río entró para todas las cuadras. “Al abrir la puerta para querer escapar, el agua terminó entrando a la casa. Hemos gateado para ponernos a buen recaudo, pero el agua tumbó nuestra pared. Los 20 cuyes de mi mamá han terminado arrastrados por el río”, contó la joven. Serenos de Chilca, Huancayo y el Tambo junto a la Policía llegaron hasta las zonas para ayudar. Personal de Defensa civil del distrito y la región también arribaron y hasta el cierre de esta edición el reporte de las casa caidas sumaban 36, las afectadas era otras más de cien. “Pedimos que declaré la situación en emergencia”, gritaba un poblador mientras recogía lo poco que le había quedado.

ENTREGA. A las 18 horas, personal de Centro de Operaciones y Emergencias de la región traslado calaminas, colchones y frazadas para algunas familias afectadas, pero no fue suficiente. Se sabe que el alcalde invoca a la población a poder entregar donativos como comida, agua y ropa abrigadora y se recolecta en el parque Abel Martinez de Chilca. “Esto pasó de una emergencia distrital a regional”, dijo Jose Vásquez, subgerente de Defensa Civil de GRJ.

Lo más leído