Temas

Intentar quemar propiedad, apedrean comisaría y bloquean carretera buscando a asesino

Los familiares de Guisell juran que tomaran la justicia en sus manos

Intentar quemar propiedad, apedrean comisaría y bloquean carretera buscando a asesino

Intentar quemar propiedad, apedrean comisaría y bloquean carretera buscando a asesino

12 de Julio del 2017 - 10:07 » Textos: Redacción Multimedia » Fotos: Carmen Ramos

Hasta ayer la buscaban con esperanzas de hallarla con vida, los padres, amigos, familiares, compañeros de clase y profesores, prácticamente empapelaron la ciudad con afiches  donde mostraban el rostro de la pequeña Guisell Maryori (8) y una inscripción que decía "Se busca". Pero hoy en la madrugada la Policía Nacional allanó la vivienda de Fernando Matos Paucar (37), ahora asesino confeso de la pequeña.

El sujeto narró a los agentes que aquel día encontró en la calle a Guisell la captó diciéndole que tenía regalos para ella. La niña cuyos padres profesan la misma religión que  su verdugo, le creyó y se fue con él hasta un cuarto en el distrito de Chilca a solo unas cuadras de su vivienda, un lugar que  también se usa como templo evangélico.

Allí, Fernando Matos la ultrajó y la mató. escondió su cuerpo en un costal bajo su propia cama y dos días después  sacó el cadáver lo llevó hasta Izcuchaca y lo arrojó a un riachuelo. Todo esto lo contó a los agentes al verse acorralado, inmediatamente poicias y detenido partieron al distrito huancavelicano para hallar el cuerpo de la niña.

En horas de la mañana, enterados de su captura, familiares y amigos de la pequeña Guisell llegaron hasta el templo evangélico y amenazaron con quemar la propiedad donde la niña fue sometida y asesinada. Entre llanto y gritos de indignación exigieron justicia.

La propiedad fue resguardada por agentes de la policía.

Por ello los protestantes se dirigieron a la carretera que conduce a la región Huancavelica y bloquearon la vía a la altura de Huacrapuquio. Allí esperan que la Policía regrese con el detenido a quien buscan para, según aseguran, hacer justicia con sus propias manos.

En su búsqueda, ahora del asesino confeso, llegaron hasta la comisaría de Acostambo en Huancavelica donde apedrearon la comisaría.

Otro grupo de protestantes llegó hasta la sede de la Divincri para esperar la llegada del asesino. El lugar es resguardado por agentes de la Policía.