Temas

La pobreza no es límite para ellos, mira lo que usan estos niños para estudiar (FOTOS)

Pese a las carencias, niños concurren a su centro educativo entusiasmados y con muchas ganas de aprender

28 de Abril del 2017 - 09:38 » Textos: Carmen Ramos » Fotos: Carmen Ramos

Llegan a la escuela con todas las ganas de aprender, pero no tienen cuadernos. Sus carpetas son viejas al igual que los uniformes que visten.

Niquel de 10 años es uno de los niños más felices y entusiastas por estudiar. Y aunque sólo tienen un cuaderno viejo y usado, al cual le quedan unas diez hojas. Se emociona cuando ve a su maestra, que le entrega unas hojas recicladas, donde está la copia de un dibujo que él pintará y engrapará. Niquel es uno de los 18 niños que estudian en la escuelita más pobre ubicada a media hora de Huancayo en el anexo de Coyllor, distrito de San Agustín de Cajas.

DOS SALONES. En la escuela N°30026, solo existen dos salones donde estudian niños de primero al sexto grado a cargo de dos profesoras, que hacen maravillas para que los chicos puedan aprender en medio de sus carencias. Las hemanitas Hilda (10) y su hermana Karina (9) migraron de San Martín de Pangoa, su madre vive en Coyllor en busca de un mejor futuro, pero a veces no tienen ni para comer. El desayuno que reciben en el programa Qali Warma suele ser el mejor alimento que reciben durante el día. Los uniformes que tienen los pequeños también lucen desgastados, algunos padecen por el frío.

SOLIDARIOS. Ayer, cuando todo transcurría como un día normal en la escuela, los policías de la Comisaría de la Familia, sorprendieron a los pequeños al llegar con una caranava de policías dalinas y muñecos, que realizaron una sorpresiva fiesta infantil.

La timidez de los pequeños quedó atrás, poco a poco empezaron a jugar y bailar y no dejaban de reirse.

No obstante lo mejor llegó al final, la jefa de la comisaría de familia, teniente Pamela Aróstegui Gómez les entregó los cuadernos y colores que tanto anhelaban tener.

La oficial aprovechó para conversar con los menores e invocarles a denunciar la violencia familiar. Además, exhortó a sus madres a darles un buen trato a sus hijos.

PELIGRO. Aunque los salones lucen pintados, las maderas que sostienen los techos están viejas y apolilladas.

Lo más leído