Temas

​Pasajeros demoran 23 horas para llegar a Lima por la Carretera Central

En la peligrosa vía ya murieron siete personas y viajeros demandan voladura de rocas por deslizamientos
​Pasajeros demoran 23 horas para llegar a Lima por la Carretera Central

​Pasajeros demoran 23 horas para llegar a Lima por la Carretera Central

17 de Marzo del 2017 - 00:20 » Textos: Carmen Ramos » Fotos: Correo

Viajar por la Carretera Central se convirtió en un verdadero vía crucis para los pasajeros, que llegan a soportar viajes de hasta 23 horas sorteando la caída de rocas y huaicos. Hasta la fecha ya suman siete las víctimas mortales.

El comerciante Sandro Araico Velesmoro (43) fue testigo de cómo las rocas caían de los cerros por la Carretera Central e impactaron en el rostro de una pasajera de un bus interprovincial en el kilómetro 61 de vía que nos une con Lima.

LARGO VIAJE. El pasajero partió de Lima el martes a las 21:30 horas y llegó a Huancayo a las 20:30 horas del miércoles, es decir que demoró 23 horas para llegar a su destino final.

El miércoles cuando estaba por el kilómetro 61 de la vía Central, la pasajera Delia Medina Contreras que bajó de un bus de la empresa Gutarra

padeció por el impacto de una roca del tamaño de un ladrillo. La víctima luego de esperar largo rato, fue evacuada al centro de salud de Matucana para ser atendida.

“Es injusto que las autoridades no hagan nada, son vidas humanas, la empresa Deviandes debería preocuparse por volar las rocas que se desprenden poco a poco en el tramo entre Corcona y Matucana, ya son siete los muertos y no es justo”, dijo.

Acotó que a diario miles de personas se enfrentan al peligro de morir en la Carretera Central, por ello pidió que coloquen barricadas o mallas de metal que contengan las rocas o en todo caso que sean dinamitadas.

CUENTA. Zenobio Ordóñez es un obrero huancaíno que llegó de vacaciones desde los Estados Unidos para visitar a su familia. Hace dos días también padeció el viaje interminable por la Carretera Central. El bus que lo trasladaba, estuvo a punto de ser aplastado por una roca, pero pasar por 10 minutos antes los salvó.

En el Terminal Terrestre de Huancayo, el panorama era desolador, no habían pasajeros y las empresas de transportes ofertaban el costo de los boletos hasta en 15 soles, pero muy pocos compraban, ya que la Carretera Central estaba cerrada por los constantes huaicos. Zenobio Ordóñez era uno de los pasajeros que tenía que viajar con urgencia, ya que su vuelo de retorno a los Estados Unidos está programado para mañana, es por eso que dijo que viajaría a como dé lugar. El afectado permanecía con sus maletas sentado en el interior del Terminal Terrestre de Huancayo.

PREOCUPA. Aunque la empresa Deviandes limpia la Carretera Central, es insuficientes por los constante deslizamientos.

Lo más leído