Temas

Familiares de madre e hija arrojadas al río Huallaga piden capturar al autor (Fotos)

Equipo forense participó en diligencia de necropsia realizado al cadáver de menor de un año y dos meses. Mientras cuerpo de la madre adolescente aún no es ubicado

17 de Febrero del 2017 - 00:21 » Textos: Alicia Fretel » Fotos: Alicia Fretel

Con pancartas en mano parientes de la adolescente y su pequeña hija que fueron arrojadas al río Huallaga por el trabajador del área de limpieza de la municipalidad de Chinchao, Wilder Espíritu Dez (27), ayer, llegaron a la morgue para exigir justicia para ambas víctimas.

“Justicia para Judith y Jheydi, señor fiscal queremos que atrape al asesino”, son algunas palabras escritas en las cartulinas que fueron mostradas al público por los familiares de Jhudit Chagua Alminco (16) y su pequeña Jeydi Espíritu Chagua de un año y dos meses de nacida.

12 de octubre del 2015, Judith Alminco Chagua, presentó al Juzgado de Paz Letrado de Chinchao una demana por alimentos contra Wilder Espíritu.

Los parientes, amigos y pobladores de Acomayo que están consternados por lo ocurrido anunciaron que si hasta el 20 febrero, el fiscal adjunto de la Primera Fiscalía Penal Corporativa de Huánuco, Brosely Osco Mamani, no solicita la detención preliminar de Espíritu Deza como autor del delito feminicidio y parricidio, realizarán un plantón frente a la sede del Ministerio Público.

Entre tanto, los restos de la menor rescatados en el desembalse de la central Hidroeléctrica Chaglla, fueron sometidos a necropsia por un equipo forense para determinar las causas reales de su muerte.

Al cierre del informe, los parientes aguardaban en la puerta de medicina legal la entrega del cadáver para trasladar a la zona de Pachachupán, donde tienen programado velar el féretro.

BÚSQUEDA. Por orden del comando policial, equipos de rescate de Huánuco y Tingo María continúan buscando por la margen izquierda y derecha del río Huallaga los restos de la joven madre, que según la propia confesión del obrero fue arrojada al río en la zona de Tingopampa la noche del 9 de febrero.

“Ella fue asesinada por exigir la pensión alimenticia de su hija y no, por oponerse a la nueva relación que tenía Wilder como declaró inicialmente a la policía de Acomayo”, dijo un familiar.

Aprovechó la oportunidad para pedir al jefe de Control Interno, investigar al fiscal Brosely Ostos Mamani, quien dispuso notificar al obrero pese a su confesión.