Temas

Ica

Informe pericial demostró que Sandra Sifuentes no fue asesinada en Villacurí

Se determinó que versión dada por Tak Q’uan Lau Lau es falsa, por lo que fue sentenciado a 25 años de prisión
Informe pericial demostró que Sandra Sifuentes no fue asesinada en Villacurí

Informe pericial demostró que Sandra Sifuentes no fue asesinada en Villacurí

17 de Abril del 2017 - 10:29 » Textos: Correo Ica » Fotos: Grupo Epensa

Los peritos de inspección criminalística de la Región Policial de Ica -en su informe- determinaron que el asesinato de Sandra Sifuentes Salcedo no fue en el kilómetro 258 de la carretera Panamericana Sur, sector Villacurí, donde su esposo Tak Q’uan Lau Lau aseguraba que ambos habían sido víctimas de robo a mano armada y que su esposa había sido herida de bala por los delincuentes.

En el documento, al cual Diario Correo tuvo acceso, los peritos dedujeron que en el lugar indicado como la zona de la escena del crimen no se encontraron restos de sustancias hemáticas (sangre) en gran proporción (charco) que confirmaran el lugar de la muerte de la occisa.

Esto fue determinante para esclarecer dicho homicidio y, por ello, el Poder Judicial sentenció con 25 años de pena privativa de la libertad al ciudadano tailandés Q’uan Lau Lau, a quien se le encontró responsable de la muerte de su esposa.

Según explicaron fuentes policiales, se concluyó que “la escena es atípica”, lo que quiere decir que en la supuesta escena del crimen no se encontraron evidencias de que el asesinato se haya registrado allí, pues no habían grandes manchas de sangre, ni restos de masa encefálica, a pesar de que la “occisa presentaba una lesión perforante con orificio de entrada en la región mandibular izquierda y salida en la región parietal derecha; además de una lesión penetrante a nivel de la región biciliar izquierda, con características de haber sido producidos por arma de fuego, ambas de necesidad mortal, y una lesión contusiva a nivel del parpado izquierdo, compatible de haber sido ocasionadas por agente mecánico contundente”. Una escena típica hubiera dejado charcos de sangre en el lugar, pero solo se encontraron dos gotas en proceso de coagulación. Esto demostró que el cadáver de Sifuentes Salcedo fue llevado al lugar, donde también fue dejado un casquillo de bala sin percutir.

En la zona se apreciaba, además, una densa capa de hojas secas y no había signos de desorden que confirmaran que el crimen sucedió allí, por lo que se concluyó que fue asesinada en su casa.