Temas

Ica

Ica: “Si no eres mi novia, entonces te vas a la cárcel”, denuncia jovencita

Denuncia a su ex pareja. Steysi Oliden asegura que su exnovio armó todo un montaje para “sembrarle drogas y explosivos”, a fin de que la arrestaran a ella y a su abuela.

Ica: “Si no eres mi novia, entonces te vas a la cárcel”, denuncia jovencita

Ica: “Si no eres mi novia, entonces te vas a la cárcel”, denuncia jovencita

02 de Septiembre del 2016 - 12:30 » Textos: Stefanía Farfán » Fotos: Stefanía Farfán

Una joven que fue detenida por supuestamente incurrir en el delito de tráfico ilícito de drogas y tenencia ilegal de explosivos, luego del allanamiento en su domicilio, denunció a su expareja de estar en complicidad con dos agentes policiales de la Oficina Regional de Inteligencia para “sembrarle droga y explosivos” en la intervención del 11 de agosto. Aclaró que ella y su abuela nunca se han dedicado a la venta de droga ni explosivos.

La denunciante Steysi Oliden Santaría (19) añadió que su expareja Jorge Castillo Zavala tenía una relación obsesiva con ella. Él incluso la maltrataba física y psicológicamente durante toda su relación y la amenazaba con ordenar que la arresten si es que ella terminaba con él.

Finalmente, ella y su abuela pidieron justicia a las autoridades para que el caso se esclarezca, así como garantías para su vida por las constantes amenazas recibidas por su expareja, por lo que se siente atemorizada y hasta tiene miedo de ir a la universidad por que podría encontrárselo, debido a que él estudia en la misma universidad y la misma carrera.

Steysi Oliden Santaría declaró a Correo e indicó notar irregularidades en la intervención.

¿Cómo se desarrolló el allanamiento en tu vivienda?

Desde que empezó fue algo raro porque golpearon la reja y se escucharon varios pasos. De pronto escucho que dicen “¡abran!”, y al abrir la ventana veo que todos me están apuntando con armas, por lo que me asustó y empujo la ventana y vuelvo a abrir y gritan: “abran la puerta”. Al abrir la puerta me golpearon y les dije: “pero si les estoy diciendo un ratito” porque la puerta tenía llave y eran las once de la noche.

Cuando ellos me llaman, dicen: “no quiere abrir la puerta, pero intentaba con la llave y la puerta se descuadró. Al voltear veo un chico adentro (refiriéndose a un policía), mientras que el fiscal estaba afuera y los otros policías de La Tinguiña también, como el que graba. No me explico cómo el chico estaba adentro. Él intentó abrir la puerta, yo me quedo parada y el mismo intentaba y no se podía, mientras todos decían que “es un allanamiento, que rompan las puertas”.

Cuando iba a llamar al abogado, el chico Quintana (refiriéndose a un agente PNP) estaba parado en la puerta. Él no estaba parado para entrar, estaba a mi lado, como buscando algo y me dice: ¿qué hay acá?, refiriéndose a una abertura que hay en uno de los tubos.

Luego le pregunto si todos van a entrar por acá y dice: ¿dónde está el cuarto de Steysi? Luego indican para ir al portón, pero no encontrábamos la llave. El momento en que con mi abuela buscamos la llave, ellos han caminado por toda la casa.

Al no encontrar la llave del portón rompieron la puerta y luego preguntaron: ¿cuarto de Steysi? Lo raro es que cuando alguien entra, revisa la sala, pero ellos no.

¿Qué irregularidades notaste en la intervención?

El fiscal ha buscado en mis carteras en el lugar donde ellos señalaban (...), revolvieron todo y dijeron “no encontramos nada”, agarraron y salieron. No recuerdo quién pero dijo: “vamos al techo”. No buscaron en la sala, dijeron “vamos al techo”. Al llegar el fiscal con los policías en la orilla encuentran esa bolsa y los perros ya lo estaban mordiendo. Si eso hubiera estado hace rato los perros ya lo hubieran destrozado y luego dicen: “¡ja! y dicen que no tenían!”, abren la bolsa y encuentran. No buscaron en otro lado donde tenía botellas, fierros, ya que al llegar se fueron para adelante. Solo encontraron la bolsa al filo del techo y no en otro lado. Y en el caso de que yo vendiera, eso lo puedo esconder; no lo voy a dejar a la intemperie para que los perros muerdan.

¿Quieres decir que fueron a lugares específicos y no buscaron por toda la casa?

Ellos estaban como si supieran dónde va a haber porque si yo entro a un lugar me voy donde hay más cosas, pero ellos caminaron y fueron de frente para el filo. Después estábamos allí y el fiscal abría la puerta para buscar las cosas y de la nada comienzan a gritar: “¡fiscal, fiscal!”. Y luego él baja, yo no bajé porque me quedé viendo, y es ahí cuando el chico (refiriéndose al policía de Inteligencia) me dice: “¡ah!, tú eres la famosa Steysi”. Y yo agarro y le digo, pero “¿por qué famosa?” y se reía y me decía: “¿cómo no vas a saber qué es esto?”, y yo le decía “pero yo no sé qué es eso. Y me dijeron: “bueno si no sabes, pero eso es peligroso (...). Y le digo “¿me estás acusando de que eso es mío?”. “Yo no estoy acusando a nadie”, me dijo. Luego el fiscal dice: “¡bajen eso, bajen eso, que hemos encontrado abajo! Bajamos todos y cuando bajo me dice: “hemos encontrado en tu cartera”. Pero el fiscal al subir nunca me dijo que habían encontrado en mi cartera.

También al bajar revisan el cuarto de mi abuela y si ellos habrían querido buscar hubieran querido buscar por ropa, pero buscaban por bloque y lo devolvían intacto. No se tomaban la molestia de buscar bien, buscaron solamente en su ropero y al no encontrar nada, recién buscaron en la sala. Yen la congeladora encontraron sal y dijeron, al probarla, que adormecía la lengua y nos decían “¿qué venderán?”.

Si ellos hubieran querido hacer un allanamiento hubieran buscado en la parte del costado de mi baño en donde tengo bastantes botellas, baldes, un montón de cosas, donde yo pudiera ocultar algo. Nunca buscaron en el cuarto de mi tía, todo era Steysi. Lo primordial era yo.

En un cuartucho donde no había luz entraron y salieron. No buscaron nada a pesar de que hay cajas, más allá hay baldes, donde una persona que vende lo pudiera ocultar allí. Los policías de Inteligencia se reían de nosotros.

¿De qué forma los policías ingresaron a tu vivienda?

Dos ingresaron por el techo y cuando llegan a romper la puerta, entran todos.

¿Es decir que un grupo de policías entraron antes que el fiscal?

Claro, cuando yo intento abrir la puerta uno de ellos ya estaba adentro, mientras los policías de La Tinguiña y el fiscal estaban afuera. Si hubieran tenido buena intención, entran primero el policía y seguidamente el de la cámara. Solamente entra el primero y el segundo, que es Quintana, con guantes mirando la casa.

¿Identificaste qué policías ordenaron que se ingrese de frente a tu cuarto?

Son de Inteligencia, que se llaman Sergio Quintana y Norabuena Pizarro.

¿El fiscal te mostró orden de allanamiento?

En ningún momento el fiscal me mostró una orden de allanamiento, hasta que yo le reclamo para que me dé la orden.

¿Cómo crees que tu expareja tiene relación con esta intervención en que acusas a dos policías de haber sembrado la droga y explosivos?

A Jorge (su expareja) le conozco a un amigo policía y estoy segura de que él les pagó porque les decía a los demás: “si es que no está conmigo que se vaya presa”. O sea que porque él tiene plata yo voy presa, mientras al que deberían estar investigando es a él.

Estoy muy segura de que él les ha pagado porque ellos entraron y miraban. El informante es Jorge. ¿Por qué cuarto de Steysi, si la cabecilla no era yo en su informe?

Tras las declaraciones dadas por la entrevistada, Diario Correo consultó con fuentes policiales de la Comisaría de La Tinguiña y señalaron no evidenciar nada irregular en la intervención.

Asimismo, fuentes policiales con amplia experiencia en intervenciones indicaron que no sería un error que los efectivos de Inteligencia hayan intervenido en el allanamiento porque en su condición de policías deben intervenir.

Por otro lado, la abuela de la joven, Martha Chipana, indicó haber tenido trabajando más de 20 años en el Fundo Don Ricardo y no dedicarse al tráfico ilícito de drogas y explosivos.

Además, la denunciante Steysi Oliden Santaría mostró mensajes en su celular de su expareja en los que la acosaba constantemente, motivo por el que sospecha de que él sea el autor de haber sido cómplice para que sea detenida.

Correo a las 6

Lo más leído