Temas

En operativo más de nueve bares clandestinos fueron cerrados en Alto Trujillo

Participa Fiscalía, PNP y funcionarios de licencias de la municipalidad de El Porvenir

En operativo más de nueve bares clandestinos fueron cerrados en Alto Trujillo

En operativo más de nueve bares clandestinos fueron cerrados en Alto Trujillo

12 de Agosto del 2017 - 10:58 » Textos: Redacción » Fotos: Cortesía

La comuna de El Porvenir en coordinación con la Policía Nacional del Perú y el Ministerio Público, realizaron la noche del viernes un operativo e intervinieron más de nueve locales carentes de licencia de funcionamiento para la venta de bebidas alcohólicas en el centro poblado Alto Trujillo.

El operativo fue dirigido por el jefe de licencia y autorizaciones, Orvy Giancarlo Andrade Armas, el jefe de la comisaria de Alto Trujillo, mayor PNP Robert Montoya Santillán y los fiscales de prevención del delito Erick Rodríguez Musto y Teresa Cueva con todo su contingente de personal inspectores y policiales que peinaron toda esta zona los establecimientos de bebidas alcohólicas

Este operativo se realizó por las constantes denuncias de los moradores de Alto Trujillo, exigiendo el cierre de bares clandestinos que vienen causando disturbios en la colectividad, atentando contra los derechos fundamentales de los moradores, infringiendo normativas municipales como la ordenanza municipal N° 01-2017 MDEP que regula la comercialización y consumo de bebidas alcohólicas en el distrito de El Porvenir.

Se intervino los bares de Santos Verenice Rosario, Ubicado en la Manzana V – lote 29 en el barrio 5, Franklin Poma Mogollón en la avenida 2 del barrio 2 Mz. 1 – lote 19, Elizabeth Reyes Alvarado en barrio 3 B-Mz. D – lote 7 y Nelly Ponce Eugenia en bario 7 Mz. H – lote 37. A todos se les entregó sus notificaciones preventivas y se les puso stikers grandes de cierre de local.

“El negocio de los bares, ha crecido indiscriminadamente en El Porvenir y se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para la municipalidad, ya que este problema social altera directamente la tranquilidad y paz del vecindario, además estos lugares son de construcción precaria y no reúnen las mínimas condiciones sanitarias”, señaló Andrade Armas.