Temas

Lambayeque: Matan a madre a cuchilladas y asfixian a su pequeña hija

El principal sospechoso es su conviviente, quien se encuentra herido con un corte en el cuello. Según la Policía, ambos habrían estado discutiendo fuertemente por celos. En el altercado, ambos se habrían defendido, uno con cuchillo y el otro con una moladora

07 de Agosto del 2017 - 09:35 » Textos: Perla Polo Salés » Fotos: Correo

Tragedia. Un horrendo crimen nuevamente se registró en la Capital de la Amistad. Las víctimas fueron una joven madre de familia y su pequeña hija de tan solo un año y seis meses de edad.

CRIMEN. Eran aproximadamente las 2 de la tarde de ayer, cuando de pronto la Policía fue alertada del hallazgo de unos cadáveres en el segundo nivel de la vivienda ubicada en la calle Los Incas N° 178 del pueblo joven San Francisco, en Chiclayo.

Inmediatamente, los investigadores de la sección de Homicidios de la División de Investigación Criminal y Apoyo a la Justicia (Divicaj) y de la comisaría César Llatas Castro acudieron al lugar y al llegar se percataron de que, efectivamente, habían tres cuerpos: dos sobre un colchón en el piso y uno en la cama.

Un agente policial contó que, al acercarse, verificaron que la mujer identificada como Katherine Guerrero Dávila (22) estaba sin vida en medio de un charco de sangre, pues presentaba varios cortes profundos en el cuerpo y brazos. Mientras que su bebé, que se encontraba en la cama, también había fallecido debido que, según parece, fue asfixiada con total sangre fría.

El conviviente de la víctima y padre de la menor, Anthony Javier Herrera Bernilla (25), de igual forma estaba sobre el colchón, al costado de su pareja muerta.

Él tenía un profundo corte en el cuello, pero mantenía signos vitales, es por ello que en seguida lo trasladaron hasta el área de emergencia del Hospital Regional Docente Las Mercedes, donde los médicos de turno le brindaron los primeros auxilios. Actualmente, permanece internado en el mencionado nosocomio.

INVESTIGAN. Efectivos de la Divicaj que investigan el caso manejan dos hipótesis.

Una es que el doble asesinato se habría suscitado luego de que la pareja tuvo una fuerte discusión en la habitación que alquilaba Anthony o “Tony”, como lo conocen algunos vecinos.

Al parecer, la joven fallecida, al promediar las 9 de la mañana, salió a realizar unas compras y, al regresar a la casa, una hora después, le habría reclamado una supuesta infidelidad. Eso conllevó a que se fueran a los golpes.

La chica habría tomado un cuchillo de cocina para defenderse y él una moladora, con la cual totalmente enardecido terminó haciéndole cortes de gran profundidad hasta asesinarla.

Posteriormente, sin remordimiento, habría cogido una almohada para con ella asfixiar a su bebé. Todo apunta que el hombre, al ver a las dos sin vida, también intentó suicidarse cortándose la yugular, pero no lo consiguió.

La Policía indica que la otra hipótesis es que ambos, un día antes, estuvieron libando licor en una fiesta en San Nicolás y a la mañana siguiente, en un arranque de celos e ira, Katherine habría intentado golpear a su pequeña C.H.R y es por ello que el acusado optó por matarla y ella, al tratar de defenderse, le hizo un corte en el cuello. Investigan quién realmente mató a la pequeña.

Los investigadores dieron a conocer que tanto la madre y su hijita vivían en el distrito de Chongoyape y solo llegaban los días sábado y domingo para visitar a su conviviente, quien era obrero y se dedicaba a colocar cerámicas y soldadura.

HALLAZGO. Los agentes dijeron que fue un compañero de Herrera Bernilla, quien también alquila una de las habitaciones del segundo piso de la casa, el que encontró los cadáveres.

Este narró a la Policía que salió hacer unos trabajos a las 9 de la mañana y cuando regresó, pasada la una de tarde, se percató que en el patio habían manchas de sangre. Al caminar hacia el cuarto de su compañero, abrió la puerta y se llevó tremendo susto al ver a los dos ensangrentados y a la criatura sobre la cama. En un primer momento creyó que los tres estaban muertos, es por ello que rápidamente avisó del hecho al dueño del inmueble, Carlos Frías Piscoya, el mismo que llamó en un primer momento a los efectivos de la comisaría César Llatas.

Hasta el lugar de los hechos llegó la fiscal Nelly Chambergo de la Primera Fiscalía Provincial Penal de Chiclayo, quien ordenó que se realizara el levantamiento de los dos cadáveres y posteriormente su internamiento en la morgue central. Hasta allí llegó un hermano y el tío de las víctimas, quien evitó declarar sobre lo sucedido.