Temas

Emergencia hídrica: Incertidumbre por plan de contingencia ante escasez de agua

Lambayeque y otras 5 regiones poseen valles en los cuales la ausencia de lluvias ha generado la declaratoria por parte del Minagri. Mientras en Epsel aseguran estar listos para afrontar un posible desabastecimiento de agua en los hogares, profesionales critican falta de prevención en el ente y poca capacidad de respuesta

Emergencia hídrica: Incertidumbre por plan de contingencia ante escasez de agua

Emergencia hídrica: Incertidumbre por plan de contingencia ante escasez de agua

29 de Noviembre del 2016 - 09:35 » Textos: Luis Camasca » Fotos: Correo

Se veía venir. Tal como adelantó el viceministro de Agricultura, Jorge Montenegro Chavesta, se optó por declarar en emergencia hídrica a un total de 37 valles en todo el país, debido a la escasez de lluvias. Al ser Lambayeque una de las regiones incluidas en esta medida, la pregunta que nace es la siguiente: ¿estamos listos para afrontar una posible sequía o, incluso, el desabastecimiento de agua potable en los hogares?

En cuanto a este último punto, ha despertado inquietud el conocer qué tanto está preparado el ente rector del rubro para mitigar esta problemática y cuáles serán las medidas que se tomen en adelante. Hablamos, claro, de la Entidad Prestadora del Servicio de Saneamiento de Lambayeque (Epsel), sobre la cual siguen existiendo posiciones encontradas.

ACCIONES. Para conocer los planes que tiene Epsel ante un posible desabastecimiento de agua potable, Correo conversó con el gerente operacional de la entidad, Gustavo Castellanos Custodio, quien aseguró que sí cuentan con un plan ante esta situación.

“La declaratoria de emergencia implica que la prioridad del aporte del río Chancay tendrá que ser para uso poblacional. Sin embargo, colocándonos en el peor de los escenarios, si el río disminuye su aporte trasladaríamos la emergencia a la distribución del agua, (...) operativamente tenemos algunas acciones que debemos implementar, pero lo primero que estamos haciendo es sensibilizar a la población”, manifestó.

Para Castellanos Custodio, lo necesario ahora es crear conciencia en la población sobre la importancia de cuidar y ahorrar agua; no obstante, de llegar a una situación extrema, se evaluaría reducir el tiempo en que se ofrece el servicio a la población.

“Si la dotación que llega a Lambayeque disminuye, también el horario de servicio va a disminuir, eso está relacionado a la cantidad de agua que nos llegue y a la producción que hagamos en la planta”, explicó.

Mencionó que, precisamente, el área de producción se encuentra en alerta desde el pasado 10 de noviembre y tienen personal vigilando la zona para evitar que el agua se extraiga de manera clandestina por usuarios informales. Si bien Castellanos no dio mayores detalles sobre el plan que poseen, recalcó que este se encuentra estructurado y es de manejo interno en la institución.

PROPUESTAS. Consultado al respecto, el decano del Colegio de Ingenieros de Lambayeque (CIL), Carlos Burgos Montenegro, consideró que no se aprecia un trabajo de prevención que permita acciones concretas frente a la escasez de agua.

“Yo creo que los lineamientos están ya dados de manera general, ahora faltan los de manera puntual para afrontar este problema. Hacer una campaña ayuda, pero cómo se soluciona el tema del servicio. A estas alturas deberían apoyarse con los pozos tubulares con los que cuentan las empresas azucareras”, refirió.

En ese sentido, Burgos hizo un llamado tanto a las empresas como a las diversas instituciones para buscar un trabajo en conjunto. Recordó que si bien esta situación venía siendo advertida desde los primeros meses del año, aún no es tarde para coordinar medidas más puntuales.

A su vez, el ingeniero sanitario y consultor, Miguel García Puémape, aseveró que en realidad Epsel necesitaría de un cambio mucho más profundo para estar realmente en condiciones de afrontar una crisis, ya sea hídrica o por alguna otra circunstancia.

“Epsel necesita ser reestructurado. No maneja con acierto la diversidad de factores que intervienen en este tipo de emergencias, sin contar que falta capacidad técnica y de respuesta”, manifestó García Puémape.

Y si bien el profesional agregó que, de acuerdo a sus investigaciones, no se llegaría a una situación extrema en esta ocasión (pues la temporada de lluvias llegaría, aunque con retraso), sí advirtió que se debe tener un criterio de sostenibilidad a futuro, de manera que, por ejemplo, se descarte el uso de canales abiertos para trasladar el agua de consumo humano desde el reservorio Tinajones, lo cual facilita la extracción de agua de manera ilegal y no considera que la ciudad está creciendo.

Lo más leído