Temas

La Geresa realiza un controvertido contrato para almacenar 1500 cajas con medicinas

Cargamento se habría guardado sin respetar acuerdo entre arrendador y arrendatario. Según la propietaria del depósito, los funcionarios del sector Salud no efectuaron pago por el alquiler del local. El administrador Segundo Pérez reconoce que hubo ciertas falencias

La Geresa realiza un controvertido contrato para almacenar 1500 cajas con medicinas

La Geresa realiza un controvertido contrato para almacenar 1500 cajas con medicinas

22 de Septiembre del 2016 - 10:39 » Textos: Lester Solis » Fotos: Correo

Funcionarios de la Gerencia Regional de Salud (Geresa) habrían puesto en riesgo 1500 cajas conteniendo medicinas y cuyo valor del lote ascendería a 500 mil soles, en Lambayeque

Esto luego que Correo verificara, el martes 6 de setiembre, que todo este cargamento farmacéutico estaba depositado - aparentemente - sin ningún contrato de alquiler en una vivienda de la calle Iquitos N° 60, en la urbanización José Quiñones Gonzales.

ABARROTADO. Las sospechas y suspicacias comenzaron a brotar tras la visita de aquel día (6 de setiembre), porque la propietaria de la casa, de nombre Corina Garrido de Pilco, se quejaba que desde hace casi 3 meses no le pagaban un solo mes de arriendo.

Garrido contó a Correo que cada vez que iban a la sede de la Geresa para su pago, la mandaba “para allá y para acá”.

Algo que llamó la atención en aquella ocasión fue escuchar cuando la propietaria de la casa, a través del teléfono, le pedía a su interlocutor copia del contrato; cuando de pronto dijo: “ah, entonces no han hecho contrato”.

Días después, Correo logra conseguir el contrato del servicio de alquiler de local para almacén de medicamentos N° 679- 2016, el cual está fechado 1 de julio del presente, firmado entre la Geresa y los dueños de la vivienda. En dicho contrato aparece como arrendador Corina Garrido de Pilco representada con carta poder por Rosa Távara de Souza.

En la cláusula primera de dicho contrato (Antecedentes) se lee: “... la entidad obra a consecuencia del Memorando N°176- 2016, que mediante el cual el director ejecutivo de Medicamentos, Drogas e Insumos, solicita el alquiler de local para almacén alterno, puesto a que se han recepcionado 1500 cajas de medicamentos y que por falta de capacidad en el almacén especializado de medicamentos, estos se encuentran en los pasadizos del Laboratorio Referencial, no reuniendo las condiciones de BPA, ni con la seguridad necesaria para salvaguardar dichos bienes, corriendo el peligro de que estos sean afectados”.

EL ADMINISTRADOR. Correo conversó con el administrador de la Geresa (que firma el contrato), Segundo Wilson Pérez Medina, quien, de alguna manera, acepta que el cargamento de medicina se internó sin el respectivo contrato de alquiler.

“Ya hemos conversado con ella (la dueña). Lo que pasa es que la señora no ha estado habilitada ante la Sunat”, aseveró.

Ante esta situación, la pregunta era ¿cómo la Geresa pudo internar este cargamento sin ningún contrato de alquiler firmado?, y la respuesta de Pérez Medina fue clara: “las emergencias que tenemos nosotros, tenemos que estar viendo dónde ponemos las compras”.

Otra interrogante que caía por su propio peso es ¿qué hubiera pasado si se robaban la medicina?, a lo que el funcionario dijo: “Es una persona conocida, me parece de acá (refiriéndose a la dueña de la vivienda)”.

Acto seguido, Segundo Pérez Medina detalló que la falta de un gran almacén es un verdadero problema para su sector.

“Pero qué hago si viene un camión con medicamentos y no tengo dónde recibirlo, tengo que recurrir a eso. Se hizo el contrato con toda buena intención”, precisó.

El administrador de la Geresa agrega que no buscaron otro local para alquilar que reuniera las condiciones legales, porque no es fácil este tipo de gestiones.

Por último, terminó reconociendo no haber cursado ningún documento por la falta de un almacén. “La gestión acordó construir un gran almacén, el cual ya se viene ejecutando... Pero no hay documento (informando al respecto)”, dijo.

CONTRALORÍA. En ese ínterin, la Oficina de Coordinación Norte de la Contraloría General de la República tomó conocimiento del caso y el 13 de setiembre decide verificar el estado de la medicina.

El coordinador de la Contraloría, Nelson Guevara Altamirano, confirmó que llegaron hasta dicha vivienda para constatar la presencia del cargamento farmacéutico.

“Nosotros hemos ido a verificar y hay medicinas, tenemos el registro, estamos haciendo el control para ver si el ingreso y salida nos refleja el saldo de medicamentos existentes, la misma que no requiere de una cadena frío. Además, tenemos un contrato que se habría firmado en el mes de julio. Constataremos si se hizo en esa fecha, o no”, subrayó Guevara Altamirano.

Lo más leído