Temas

Lambayeque: Desborde de los ríos La Leche y Motupe arrasa con caseríos tras fuertes lluvias

Con helicópteros logran rescatar a población que quedó en medio del agua en los distritos de Pacora y Jayanca, mientras que Íllimo amaneció completamente inundado y otras zonas también resultaron afectadas. El 60% de la población en peligro son menores de edad

Lambayeque: Desborde de los ríos La Leche y Motupe arrasa con caseríos tras fuertes lluvias

Lambayeque: Desborde de los ríos La Leche y Motupe arrasa con caseríos tras fuertes lluvias

15 de Marzo del 2017 - 08:56 » Textos: Luis Camasca » Fotos: Correo

Desesperación. En medio de las fuertes lluvias que se registran en el norte del país, desde inicios de febrero, lo más temido por los pobladores de la zona rural de Lambayeque sucedió: el río La Leche terminó por desbordarse tras experimentar un gran aumento en su caudal durante los últimos días.

Moradores de diversos caseríos en el distrito de Pacora fueron los principales afectados por la furia de la naturaleza, al punto que muchos moradores quedaron atrapados por el agua que invadió sus hogares. Además, en el distrito de Íllimo, el pueblo quedó por completo inundado.

Para empeorar las cosas, el río Motupe también se desbordó y ocasionó daños igual de preocupantes en los caseríos del distrito de Jayanca. Incluso, se llegaron a reportar casos de menores de edad desaparecidos, lo cual hizo que sea necesario el envío de un helicóptero de las Fuerzas Armadas para lograr ubicar y rescatar a los habitantes atrapados por el agua.

DESASTRE. Una de las primeras señales de alarma fue la situación del distrito de Íllimo, donde las calles quedaron inundadas tras el desborde, durante la madrugada, del río La Leche.

Se estima que más de 50 casas colapsaron en la zona y varios de los caseríos quedaron aislados. Y si bien, hasta horas de la tarde, Defensa Civil seguía evaluando los daños ocasionados por esta situación, era claro que los más de 9 mil habitantes del distrito figuraban como afectados.

Mientras tanto, todo empeoraba en el distrito de Jayanca, sobre todo en caseríos como Pampa de Lino y Cahuide. La subprefecta de Jayanca, Miriam Vásquez Pérez, reclamaba desde temprano el envío de personal de rescate hasta la zonas que habían sido afectadas por el desborde del río Motupe, pues se reportaban casos de familias aisladas y hasta personas desparecidas, sobre todo, menores de edad.

En su momento, ella señaló que tenían la información de dos niños que habían quedado atrapados en lo alto de un algarrobo a la altura del caserío Cahuide, pero el caudal del río hacía imposible que los vecinos de la zona se acerquen para auxiliarlos.

Vásquez Pérez agregó que al menos 8 caseríos quedaron aislados. Solo en Pampa de Lino, mencionó que permanecían más de 250 personas en esta situación.

No obstante, un helicóptero M-17 de la Policía Nacional del Perú llegaría para colaborar con las acciones de rescate. En ese sentido, se logró dar con 9 personas, integrantes de la familia de Segundo Terrones Izquierdo, del caserío Cahuide. La Policía informó que también se rescató a otras 16 personas más: dos ancianos y el resto adultos y niños, perteneciente al caserio Víctor Raúl Haya de la Torre.

En total, se informó que fueron rescatadas 28 personas: 14 niños 10 mujeres y 4 ancianos, los cuales fueron atendidos en el albergue generado en la institución educativa N° 10125 Carmelo Feliz Medrano, donde además se supo que permanecían 60 habitantes albergados, quienes recibieron alimentos por parte del municipio distrital y ayuda humanitaria por parte del Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) de Lambayeque y de Indeci.

PACORA. Escenas igual de dramáticas se vivieron en el distrito de Pacora, donde el desborde del río La Leche perjudicó también a más de 1,800 familias, según indicó el jefe del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) en Lambayeque, Agustín Basauri Arambulo.

Este último, indicó que continuarían con las labores de búsqueda y rescate, pues hasta horas de la tarde, se había logrado salvar a unas 150 personas, de las cuales, el 60% eran menores de edad.

“Han sido básicamento niños, mujeres y ancianos. El 60% de los rescatados son niñas y niños, pero todavía falta más. Estaremos también en Jayanca, en Pampa de Lino y Los Ángeles”, expresó el representante de Indeci.

Cabe indicar que, en horas de la mañana, un helicóptero del Ejército del Perú fue enviado a la zona para poder rescatar a la población; no obstante, vecinos de la zona indicaban que todavía habían personas cuyo paradero era desconocido.

El panorama se tornó aún más incierto por la tarde, cuando empezó a circular la información de que se había encontrado el cuerpo de un menor fallecido en medio de la catástrofe.

Otras personas, del caserío Las Juntas, se comunicaron con Correo para informar que dos niños, de 3 y 5 años de edad, se encontraban desaparecidos. La dificultad para ingresar a la zona hacía imposible dar con su ubicación y el hecho de que el mencionado caserío fuera afectado por ambos ríos (La Leche y Motupe), no hacía más alentadora la búsqueda.

Horas después, se tendría el reporte, en el distrito de Pacora, de 182 personas rescatadas: 109 niños, 45 mujeres y 28 ancianos, los cuales fueron trasladados al almacén generado en el local Indoamericana, donde recibieron la ayuda de las autoridades.

MÁS PROBLEMAS. Otros distritos lambayecanos también se vieron afectados por las lluvias y el desborde de los ríos. En la zona de Batangrande, en el distrito de Pítipo, la población también se vio sorprendida por la crecida del río La Leche. En el distrito de Motupe, las lluvias ya habían ocasionado daños en viviendas de material rústico, mientras que, en Túcume y Ferreñafe, muchas calles también amanecieron inundadas.

Cabe indicar que, al cierre de esta edición, una nueva lluvia intensa se registraba en la región Lambayeque. Horas antes, descomunales nubosidades causaron alarma entre los ciudadanos; poco después, se llegaron a presenciar truenos y relámpagos.

En pocos minutos, se registraban ya viviendas afectadas, sobre todo en el distrito de José Leonardo Ortiz, y todo parecía indicar un panorama similar al que se vivió durante los primeros días de febrero en esta parte del país.